amazon prime

El fatídico día ha llegado. La subida de precios de Amazon para las suscripciones premium, esto es, Amazon Prime, es ya una realidad. Tras meses de especulaciones y, dicho sea de paso, de sentimientos encontrados, el precio de dicha suscripción se ha visto incrementada nada menos que un 80%. Ahí es nada.

La noticia ha sorprendido a muchos usuarios, ya que si bien veían venir la subida, se esperaba que fuera bastante menor. Y es que si hasta ahora veníamos pagando 19,95€ al año por disfrutar de los servicios Prime. La cuota acaba de ascender hasta los 36€. Se sigue manteniendo la opción de comprarlo por meses, pero sigue sin salir a cuenta al costar 4,99€ cada vez que nos demos de alta.

Amazon Prime ofrece más servicios, pero, ¿a qué precio?

El polémico cambio entró en vigor el pasado 31 de agosto. Hace tan sólo un par de días, para nuevas altas. Quienes seamos ya usuarios de Amazon Prime, no obstante, tendremos que pagar este nuevo precio cuando nos llegue la próxima fecha de renovación, pudiendo quedar hasta casi un año.

Amazon Prime

Aunque todo parece bastante negativo, el gigante del e-commerce justifica la modificación de sus tarifas con la llegada de nuevos servicios, que si bien ya estaban presente desde hace un tiempo, se tornan claramente insuficientes. Hablamos, entre otros, de Prime Video, Prime Music y Prime Reading. Son, respectivamente, una plataforma de contenido online (aunque varios peldaños por debajo de su competencia directa, como son Netflix o HBO), un servicio de música que viene a tratar de competir con Spotify pero que para sacarle todo el jugo habremos de hacer un desembolso mayor y una especie de tarifa plana de libros gratuitos con un catálogo bastante cortito.

Diferentes tarifas según el país

Por todo ello, es complicado asegurar si sigue mereciendo la pena seguir suscrito a Amazon Prime tras la subida. Es cierto que en otros países se paga bastante más por estos mismos servicios, y en este sentido España sigue siendo la gran beneficiada. Sin ir más lejos, en Estados Unidos hay que desembolsar casi 120 dólares al año, y aunque cuentan con algunas ventajas más, me parece un precio desorbitado.

Personalmente, creo que la clave a la hora de tomar la decisión de pagar por el servicio en nuestro país, o por el contrario darse de baja, radica en el número de pedidos que hagamos al año. Si somos de los que compramos algún que otro producto de manera esporádica en esta famosa tienda, quizá sea absurdo suscribirse. Pero, si por el contrario hacemos aunque sea un pedido al mes, y queremos beneficiarnos del envío en 24 horas (o incluso el mismo día en ciudades como Madrid o Barcelona), nos daremos cuenta que al final del año habremos ahorrado.

avatar
  Suscribete a las respuestas  
Notificar...