Como muchos de ustedes saben Telecinco estrenó hace un par de semanas «Eurogames» de la cual ya hemos hablado, la cadena de Mediaset España decidió titular este concurso con un nombre que ha hecho historia en el cual se basa «Juegos sin Fronteras».

La gran pregunta aquí es si este programa es una versión con países del «Grand Prix del Verano» presentado por Ramón García entre 1995 al 2005 y que luego pasara a las cadenas autonómicas entre 2007 y 2009 con Bertín Osborne o un concurso diferente.

Aquí nuestra opinión y nuestro análisis de este concurso.

Juegos sin Fronteras se desarrolla fuera de plató y en Italia

Logo de "Juegos sin Fronteras"
Eurogames

Por un tema de costos este programa en su nueva etapa se desarrolló en los estudios Cinecittá de Roma en Italia, estudios que además son propiedad de Mediaset.

El parque Cinecittá World sirvió como escenario durante 6 entregas de este concurso, en el cual participaron seis países, entre ellos España.

Aquí vemos la principal diferencia con «Grand Prix» ya que este concurso se desarrollaba (a excepción de su primera temporada conocida como «Cuándo calienta el Sol») en los estudios Prado del Rey en Madrid, aunque desde el año 2001 se desarrolló en los Estudios Buñuel, famosos estudios los cuales ya son historia antigua, lamentablemente.

Así es el concurso «Juegos sin Fronteras»

«Juegos sin Fronteras» presenta un formato clásico, es decir, si bien la sintonía ha sido modernizada, el programa sigue utilizando bailarines, efectos de sonido para las caídas y una presentación con musicales, algo que nos parece debían haber cambiado, para que no quede desfasado.

Las entregas son algo más cortas en duración con respecto al «Grand Prix» ya que no exceden las 2 horas, aunque tenemos que admitir que la edición del programa no es la mejor, aunque esto es un detalle del cual les mencionaremos en el próximo párrafo.

A diferencia con el programa de TVE este concurso se grabó con una dupla de presentadores que narraban la acción en directo, es decir, los seis países tenían su dupla de presentadores si bien el programa giraba entorno a lo que hacían los dos presentadores italianos.

Las pruebas

El programa siempre inicia con la clásica prueba de la piscina, que en esta ocasión se hace muy extensa, es así como tenemos representadas pruebas como «La mozzarella in carrozza» representando a Italia o una inspirada en los viajes de Colón representando a España.

La prueba de Colón consta de que los concursantes deben hacer pasar toda clase de alimentos mediante una rampa ubicada en la piscina.

Otras pruebas incluyen el clásico juego de la rampa resbaladiza, aquí lo han titulado como «Vamos a la playa» esta es otra prueba clásica que si vimos en el «Grand Prix» y que quizá es de lo mejor del programa en cuanto a pruebas de habilidad.

También tenemos la rampa, aunque en esta ocasión deben escalarla todos los participantes y no se cuenta quién haya subido primero, sino el país que consigue mayor cantidad de personas en la cima de ésta.

Hay otras pruebas que son menores, pero que pueden divertir más o menos dependiendo de qué estemos esperando del concurso, ahora vamos a compararlo con el «Grand Prix».

No es el «Grand Prix» pero tampoco pretende serlo

Mentiríamos si decimos que «Juegos sin Fronteras» es una versión actualizada del «Grand Prix» es que si recuerdan bien este programa nació en Francia en los 80 y el «Grand Prix» se inspiró en cierta forma en él para nacer.

Ahora bien, nuestra opinión es que «Juegos sin Fronteras» es un entretenimiento correcto, ideal para el verano, pero que no llega al nivel del «Grand Prix».

Y no es por nostalgia, es porque Ramón le ponía su impronta de una forma que ni Lara Álvarez o Joaquín Pratt logran.

La razón es simple, aquí casi no hay interacción con los participantes, las estrellas son los presentadores de Italia.

No hay vaquilla, lo cual en nuestro caso tampoco es que aporte demasiado porque lo que más recordamos del «Grand Prix» era «La patata caliente» o «Los troncos locos» además de «Los bolos» o el juego final «El diccionario» el cual servía para que los pueblos participantes consigan puntos para ganar en el programa y lograr escalar en la clasificación general.

El alma del «Grand Prix» era Ramón García, el cual ha confesado una y otra vez que se divertía como nunca en este programa.

Sinceramente Bertín no se notaba tan suelto como Ramontxu a decir verdad.

Es que el bilbaíno lograba sacarnos una sonrisa con sus ocurrencias, con su estilo, cosa que «Juegos sin Fronteras» no logra, aunque aplaudimos un concurso liviano y no un reality en la cadena número uno de España.

En conclusión

Puede que este análisis reivindique mucho al «Grand Prix» pero es que «Juegos sin Fronteras» si bien es entretenido no logra en nosotros empatía con los participantes y con los presentadores.

Quizá sea un tema de la edición, de la elección de los presentadores o del formato.

Mucho necesita cambiar para acercarse al «Grand Prix» y hacernos reír como nunca, aunque es cierto que el concurso de TVE también necesita evolucionar para adecuarse a los tiempos actuales, es que ya no estamos en los 90.

Por nuestra parte le damos un correcto 7 de 10 a «Juegos sin Fronteras» y solo esperamos que esto sirva para que alguna cadena se digne en modernizar el «Grand Prix» y traerlo de vuelta.

Aunque sean menos entregas este programa necesita volver, necesitamos reír, divertirnos, pasarlo bien, ya bastantes cosas malas pasan hoy día.

Dato: «Juegos sin Fronteras» se estrenó en Telecinco los Lunes a las 22:40 pero a partir de la próxima semana se emitirá los Viernes a las 22 horas.

Web oficial

Conoce las novedades del mundo de la tecnología, únete a Club Tech en Twitter Facebook Telegram

Suscribete a las respuestas
Notificar...
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments