Blu Vivo X

BlExiste una marca que está comenzando a tener más y más entidad en nuestro país, así como en el de origen de la misma. En parte, se debe a sus agresivas campañas de marketing y a acuerdos comerciales con gigantes del mundo de las compras online, como pueda ser el caso de Amazon. Se trata de Blu, una compañía afincada en Miami que poco a poco va mejorando en su catálogo, trayendo a nuestro país propuestas como el que vamos a analizar en el siguiente artículo. Tal es la importancia que la compañía da al mercado español, que se han convertido en el patrocinador principal del Valencia C.F. durante tres años (habiendo transcurrido ya el primero en el momento de este análisis)

Se trata del Blu Vivo X, un terminal anunciado en el pasado febrero de este año y que viene a competir en la más que complicada gama media de smartphones android. Hablamos de un terminal que ha sido equipado con casi todas las tendencias dentro del mundillo (pantalla 18:9, doble cámara trasera y frontal) aunque, por suerte, no se han subido a la moda del notch, que Apple puso de moda con su iPhone X.

Características técnicas

Tal como podemos observar, sobre el papel, contamos con un dispositivo bien equipado en casi cualquiera de sus apartados, siendo esto algo fundamental para competir en la gama a la que viene.

Diseño160 x 76.8 x 8.2 mm

187 g

Acabado metálico

PantallaIPS LCD 6 Pulgadas

18:9 HD+ (1.440 x 720, 269 ppp)

Protección Corning Gorilla Glass 3 contra arañazos y caídas

ProcesadorMediatek Helio P25

Mali-T880MP2

Memoria RAM4 GB
Memoria interna64 GB

Ampliable mediante MicroSD

SoftwareAndroid 7.0 bajo la capa propia del fabricante
Cámara TraseraDual, de 13 MP (1/3″, 1.12µm, PDAF) + 5 MP (1/5″, 1.12µm), autofocus y flash LED.
Cámara FrontalDual, de 20 MP (1/2.78″, 1.0µm) + 8 MP (1/4″, 1.12µm), con flash LED.
Batería4010 mAh con carga rápida propia (2A/5V)
ConectividadDual Sim híbrida, 4G LTE, Wi-Fi 802.11 a/b/g/n, Wi-Fi Direct, Bluetooth 4.0, GPS/Glonass/Beidou, MicroUSB, minijack, lector de huellas.
Precio279 € en su tienda oficial

 

Sí es verdad que se echan en falta algunos aspectos presentes en terminales de esta gama de precio, como podría ser el conector USB Type-C o el cada vez más buscado NFC para realizar pagos móviles.

Diseño, similar al de otras propuestas de la competencia

En términos de diseño, estamos ante un terminal inmediatamente reconocible en lo que a su parte trasera se refiere, concretamente estamos ante un  cuerpo construido en aluminio, que se siente robusto en la mano a pesar de no ser especialmente pesado.  Por parte de esta trasera, vemos unas líneas de diseño demasiado similares a las presentes en otros terminales venidos desde Asia o al iPhone 7 Plus, en las que el cuerpo de aluminio solo se ve interrumpido por las líneas de plástico presentes para mejorar la cobertura y por el encaje de la doble cámara trasera y su flash LED. En esta parte trasera encontramos también el logo de la marca y el sensor de huellas (que me ha sorprendido gratamente). En general, se podría hablar de un diseño resultón, bastante funcional, pero que ya habíamos visto previamente y que no sorprende a estas alturas del partido.

Con respecto a la parte frontal, tampoco destaca en exceso, contamos la anteriormente citada pantalla IPS LCD de 6″ con resolución 1440×720 píxeles y relación de aspecto 18:9, como viene siendo norma durante este último año. Contamos con una notoria reducción de los marcos del terminal, aunque no tan pronunciada como en otros terminales de este mismo año. Además de esto, contamos con doble cámara frontal, entre la que destaca el sensor con gran angular, siendo uno de los elementos más salientes del diseño de esta parte frontal del dispositivo.

Por parte de las conexiones del dispositivo, se encuentran en su mayoría alojadas en la parte inferior del terminal, donde encontramos el micrófono para las llamadas, el conector MicroUSB (algo que, teniendo en cuenta su precio, no terminamos de entender) y el altavoz principal, de cuyo sonido hablaremos posteriormente.

En lo referente a los controles de volumen y el botón de encendido, los encontramos en el lateral derecho del dispositivo, al alcance de la mano y con un buen recorrido y pulsación en lo que a construcción se refiere. El botón de encendido cuenta con un acabado rayado que facilita su identificación, aún cuando las condiciones lumínicas no acompañen. En el otro lateral del teléfono nos encontramos la bandeja para la tarjeta nanoSIM y la tarjeta MicroSD (O para dos tarjetas nanoSIM, dado que contamos con una bandeja preparada para DualSIM Híbrida). En lo referente a la parte superior del terminal, la encontramos totalmente desnuda, con la excepción del micrófono para cancelación de ruido.

Pantalla

Estamos ante un panel con tecnología IPS, de 6″ de tamaño y resolución HD+ (1440X720P), con una proporción de pantalla de 18:9 y un ratio pantalla/cuerpo del 75,5%. Aunque pueda parecer que la resolución se hace escasa, debido a que con esta diagonal de pantalla nos arroja una densidad de 268.33 PPI, el caso es que estamos ante un buen panel, que arroja una paradójica buena definición en la gran mayoría de escenarios y qué, solo flaquea un poco cuando hablamos de leer textos de reducido tamaño, cosa que no hacemos la gran mayoría del tiempo.

Con respecto al panel propiamente dicho, contamos uno de una calidad buena, razonable para lo que esperamos contar en este rango de precio. Sin ser de las mejores, contamos con una serie de parámetros como el brillo máximo de 520 nits, lo cual nos garantiza una experiencia más que satisfactoria a pleno sol. Eso sí, esta calibración de brillo parece haberse aplicado también al brillo bajo, que resulta demasiado alto para utilizarse en condiciones de muy baja luminosidad, llegando a ser incómodo de usar y a hacer necesario emplear aplicaciones de terceros para aplicar un filtro y reducirlo.

Con respecto a los ángulos de visión del terminal, como buena pantalla IPS que monta, estamos ante un dispositivo que puede verse desde casi cualquier ángulo funcional, sin llegar a notar pérdida de calidad que haga inusable el dispositivo, siendo más que suficiente para el grueso de situaciones a las que nos enfrentaremos en el día a día.

Rendimiento

Con respecto al rendimiento, encontramos algo menor de lo esperado. Pero que esto no lleve a error, sí es cierto que contamos un rendimiento bueno tanto en tareas del día a día como en el desarrollo de juegos. Pero encontramos un problema fundamental con respecto a su capa, y es qué, esta achaca ciertos problemas puntuales de rendimiento que hace que el terminal no rinda tal como se espera de un Helio P25 equipado con 4GB de RAM, apreciando pequeños tirones en momentos puntuales de media o alta exigencia, que no encontramos en terminales, a priori inferiores.

En lo referente al apartado más gamer, estamos ante un terminal que puede con casi todos los juegos actuales (salvando excepciones como Marvel Future Fight), manteniendo los gráficos en calidad media cuando la exigencia gráfica es elevada,  y un framerate estable rondando los 30-50 fps en función del caso. Sí es cierto que puntualmente encontramos estos microcongelamientos, pero no se producen porque el terminal adolezca de falta de potencia.

En general, estamos ante un terminal que cumple en todos los sentidos en lo que al rendimiento se refiere, pudiendo cumplir las necesidades de la gran mayoría de usuarios en lo que a uso cotidiano y gaming casual se refiere. Sí que es cierto que el dispositivo no se mueve todo lo eléctrico que debiera por la combinación de hardware que equipa, siendo esto achacable a su software, no del todo pulido. En cualquier caso, estamos ante un fallo solucionable, que no empaña el desempeño en general, dado que resulta solvente, a la vez que equilibrado en consumo de batería como veremos posteriormente y sin calentamientos excesivos.

Software

En lo que corresponde al apartado del software, contamos con Android en su versión 7.1, bajo la capa del fabricante que, a su vez, está a medio camino entra la que montan los terminales de la marca china Gionee (de los que hereda algunos aspectos estéticos de la capa y aplicaciones) y una versión más stock del sistema operativo de Google.

En general, pese a contar de fábrica con un launcher al más puro estilo Google Now Launcher (con box de aplicaciones y la pestaña de Google a la izquierda), la capa destila un aroma asiático por todos lados, reflejado en aspectos como la cortina de ajustes rápidos, que no se encuentra junto a las notificaciones (estas se encuentran en un su propio panel), sino que deberemos deslizar para que aparezcan, al más puro estilo iOs.

A nivel de funcionalidad, estamos ante una capa de personalización que aporta algunas funciones extra, como podrían ser los modos de ahorro de batería, el gestor de audio WAVEX MaxxAudio y otros aspectos como el poder duplicar aplicaciones o los modos de la cámara.

El punto más negativo, sin embargo, no recae sobre su usabilidad, sino que lo hace en la presencia de Bloatware en el dispositivo, en forma de aplicaciones como Amazon Compras, Amazon Prime Video (fruto de un acuerdo bilateral con Amazon) o el navegador Opera entre otros, que puede ser desinstalado en algunos casos (como las apps de Amazon), aunque no siempre es así (como en el navegador Opera), encontrando que duplicamos funciones en algunos casos. Especial mención a las aplicaciones del fabricante (Blu Help y Blu Rewards), que tampoco se pueden desinstalar, y cuya notificación perenne nos encontraremos en el terminal hasta que completemos el proceso de registro del mismo.

En general, estamos ante una capa cuyo funcionamiento no es malo, pero podría ser mejorado mediante sucesivas actualizaciones del sistema operativo, lastrando esta en algunas situaciones de alta o media exigencia al terminal, por lo que sería un punto a pulir por parte de Blu.

Apartado fotográfico

Dentro del apartado fotográfico, nos encontramos a grosso modo con un resultado bueno, aunque inferior para lo esperado para un terminal de su precio.

La cámara trasera, cuenta con dos sensores (13 MPX con apertura f/2.0 y 5 MPX para el secundario), que en condiciones de buena luminosidad, en las que puedes controlar determinados parámetros o simplemente dispara mediante el modo automático, nos arroja un buen resultado en líneas generales, siendo en el momento en que la luminosidad comienza a decaer cuando la cámara flaquea enormemente, encontrando un resultado que dista bastante de lo encontrado a pleno sol y donde el tan temido efecto acuarela hace acto de presencia.

Con respecto al modo retrato de esta cámara trasera, podemos regular la intensidad del desenfoque mediante la propia aplicación de cámara, eso sí, encontrando resultados muy artificiales y poco definidos si subimos mucho este parámetro. En general, y cuando hay condiciones de buena luz especialmente, el modo retrato o Bokeh, cumple sin más alardes, perfilando de una manera aceptable y ofreciendo una calidad razonable, aunque menor a la que ofrecen otros rivales en este sector de precio como Xiaomi Redmi Note 5.

 

Con respecto al apartado fotográfico frontal, vemos como Blu ha mimado especialmente el tema selfie, dotando de una configuración de hardware de dos objetivos, uno tradicional de 20 MPX para el grueso de situaciones y otro gran angular de 8 MPX para selfies de grupo, acompañado el conjunto por un flash LED (que hace también las veces de LED de notificaciones) regulable en intensidad y cuya potencia diría que es incluso superior a la del trasero.

Sin embargo, el mimo que ha tenido la compañía en este aspecto no solo se ha traducido en un hardware digno para ello, sino que han incorporado toda una serie de modos belleza y retrato, que tan de moda se encuentran actualmente. En general, el resultado empleando la cámara frontal en cualquiera de sus modos es bueno, incluso me atrevería a decir que mejor que el de la cámara trasera en algunas circunstancias.

Con respecto a la aplicación de cámara, encontramos una solución bastante completa, que cuenta con modo profesional, panorámica, time-lapse o cámara lenta entre otros, lo que es sin duda uno de los puntos más pulidos del terminal.

En líneas generales, estamos ante un rendimiento bueno, especialmente ante situaciones de buena luminosidad, que sin embargo se encuentra un escalón por debajo de otras alternativas de la competencia en su rango de precio.

Batería

Con respecto a la batería, estamos ante un punto positivo, en gran parte mediado por los 4010 mAh con los que cuenta el terminal. Nos dará sin problemas para una jornada y media con un uso razonable, incluso pudiendo llegar a alargarlo hasta dos si este uso no es especialmente intensivo. En caso de hacer un uso hardcore del mismo, tampoco tendremos problemas de autonomía, pudiendo llegar al final del día sin problema, sin tener que hacer uso del cargador.

Con respecto a su carga, a pesar de que el fabricante asegura que cuenta con un cargador rápido (de 5V y 2A), tardaremos sobre dos horas y cuarto en cargar al 100% su batería haciendo uso del mismo.

Cabe también destacar que contamos con un modo ultra ahorro de energía, similar al que implementan otros fabricantes como Samsung o Sony, que reduce el funcionamiento del dispositivo y restringe las conexiones, entre otros, para garantizarnos un extra de batería en situaciones que así lo requieran.

En general, Blu ha hecho un buen trabajo con respecto a la autonomía del terminal, contando con una autonomía por encima de la media y proporcionando modos de ahorro de energía que alargan aún más el uso que le podemos dar al smartphone.

Sonido

Con respecto al sonido encontramos más sombras que luces. En primer lugar, si hablamos del altavoz principal, situado en la parte inferior del dispositivo (que corremos el riesgo de obturar cuando juguemos o sujetemos el terminal horizontalmente), cuenta con un volumen alto, suficiente para poder escuchar nuestras notificaciones o llamadas. Pero, si hablamos de su rendimiento a la hora de reproducir contenido multimedia, la cosa cambia bastante, dado que estamos ante un sonido con tintes metálicos, que distorsiona notablemente al máximo volumen y que, sin ser una catástrofe, resta punto a lo que la experiencia auditiva.

Si hablamos de realizar y recibir llamadas (algo que solemos olvidar, aunque estemos hablando de un teléfono), la experiencia es positiva, tanto por el aspecto de la calidad del micrófono como del altavoz superior.

Para finalizar, el audio empleando el Jack de 3.5mm resulta sorprendentemente bueno, estando esto mediado por la tecnología de audio que incorpora, similar a Dolby Atmos entre otros. Por otra parte, contamos con una completa aplicación de radio FM, que puede escucharse sin necesitar internet, algo que se agradece y comienza a escasear estos días.

En general, estamos ante una experiencia de audio normal, no destaca especialmente en lo positivo así como lo negativo no es excesivamente preocupante, pero sí que esperábamos algo más de un terminal en esta gama de precio, en la que la competencia es brutal.

Valoración general

Estamos ante un terminal que, sin destacar en nada, cumple en casi todos los aspectos. Sí es verdad que peca de algunos aspectos como la capa de personalización y sus puntuales bajadas en el rendimiento, el audio con tintes metálicos o el resultado nocturno de sus cámaras, pero podrá cumplir con las necesidades de la gran mayoría de los usuarios sin despeinarse, proporcionando una buena experiencia en líneas generales, con aspectos que Blu deberá pulir de cara al software y a futuros terminales, pero que no deslucen dramáticamente el conjunto.

No nos cabe duda de que el fabricante cuida de sus productos, así como del packaging de los mismos, para muestra tenemos todo el contenido añadido de la caja (funda de gel, auriculares, cable USB OTG, un protector de pantalla extra además del que lleva puesto o pegatinas entre otros), que aporta valor al terminal, sobre todo dotando de imagen a la marca, como hacen con la discreta funda que viene de serie, pero que no justifican ni mucho menos su precio.

Y es que, sin duda, su mayor enemigo es su precio. El terminal se puede encontrar ahora mismo sobre los 279€ en Amazon España, algo que hace muy difícil recomendarlo por la enorme competencia con la que cuenta en este segmento de la gama media. Puliendo detalles como el software, el audio o el apartado fotográfico, así como el precio, no nos cabe duda de que Blu podría hacerse un hueco en el saturado mercado español. Este terminal, por un precio de unos 200€ podría ser una buena opción para alguien que busque algo diferente a lo recomendado por unos y otros tradicionalmente. Este Blu Vivo X sin duda sienta un buen precedente de lo que la marca puede ofrecer en España, pero aún resta camino por andar para ello.

 

¿Qué te parece este terminal de la marca Blu?

¿Le darías una oportunidad?

Cuéntanos tu opinión.

Si tienes Telegram y no te quieres perder ninguna de nuestras noticias, únete a nuestro canal: Telegram ElCamioneroGeek.es

 

Te podría Interesar:  Xiaomi Mi8 oficialmente presentado, todas sus características, precio y disponibilidad

avatar
  Suscribete a las respuestas  
Notificar...