BQ es un fabricante de origen español que está haciendo bien las cosas durante los últimos años. La evolución de los terminales Aquaris de la firma ha sido bastante notoria. Atrás quedan ya los tiempos de los Aquaris 5  y compañía, nada que ver con los últimos X y X Pro que ha presentado la compañía durante este mes de Marzo. Aunque estos terminales están orientados sobretodo a la gama media-premium, BQ no ha olvidado la gama media, siendo muestra de ello la gama U que presentó en Octubre del pasado 2016.

Estos smartphones se caracterizaban por ofrecer un hardware bastante solvente junto a un acabado metálico, todo a un precio bastante competente. Por ello, os traemos la review del BQ Aquaris U Plus, que ha sido mi terminal principal durante las últimas tres semanas. Sobre el papel pinta bastante bien pero, ¿Vale la pena pagar 239€ que vale la versión de 3GB de RAM y 32GB de almacenamiento?

Antes de entrar en valoraciones más profundas, he de adelantar que el U Plus me ha sorprendido gratamente. Mi terminal personal es el Xiaomi Redmi Note 3 Pro y, salvo en contadas situaciones, no lo he echado de menos en absoluto a pesar de que cuenta con unas especificaciones técnicamente superiores sobre el papel. Estamos ante la madurez de BQ como fabricante, en la que si bien no han dado el salto aún a la verdadera gama alta, sí ofrecen terminales bastante redondos, que cumplirán las necesidades de gran mayoría de los usuarios.

Características del BQ U Plus

[jtrt_tables id=»5111″]

Unboxing y primeras impresiones

Foto caja BQ Aquaris U Plus
El packaging del terminal es bastante llamativo desde el minuto uno. Cuando procedemos a abrir la caja, que se abre horizontalmente, dejando a la vista la segunda parte de la misma en la que se encuentra el teléfono, podemos ver el dispositivo en primer plano, dado que de debemos retirarlo tirando. Una vez apartamos el dispositivo, accedemos a la cajita en la que viene el escueto número de elementos que acompañan el terminal:
  • Cable microUSB a USB estándar.
  • Herramienta de extracción de la bandeja SIM.
  • Guía de inicio rápido.
Como podemos apreciar, destaca la ausencia de un adaptador de corriente por parte de la marca, sobretodo si tenemos en cuenta el precio del terminal. Por supuesto no esperábamos unos auriculares como sí ofrecen compañías como Samsung, pero un cargador no hubiese venido nada mal.

Una buena evolución en diseño

Lo primero en lo que uno reparar a la hora de coger el terminal es en su acabado metálico. El dispositivo estaba helado como un témpano de hielo al sacarlo de la caja. Sin embargo, no todo el móvil está acabado en metal, sino que cuenta con las características bandas superior e inferior de plástico, cuya finalidad es la mantener una buena cobertura de red.
 

La parte frontal del dispositivo se caracteriza por la sobriedad, en la que encontramos la pantalla, la cámara frontal, los sensores de proximidad y los botones capacitivos característicos de la marca.  Salvo el botón central, que tiene un diseño diferente, los otros dos no tienen ningún tipo de diferenciación, por lo que las primeras veces que usemos el dispositivo probablemente nos equivocaremos. Además de esto, en la parte frontal encontramos que la pantalla está protegida por un cristal Dinorex

Con respecto a la parte trasera, vemos que está fabricada en metal en su gran mayoría, junto con las características bandas de plástico en la parte superior e inferior. También encontramos la cámara con su flash LED, el altavoz (que suena fuerte y nítido) y el sensor de huellas. Este último es bastante rápido, habiéndome sorprendido gratamente por su precisión a la hora de desbloquear el terminal. Es más, la gran mayoría de las ocasiones en las que ha fallado, ha sido más por culpa mía que del terminal (haber levantado el dedo demasiado rápido, tener las manos mojadas…)

La parte superior es la escogida en este Aquaris U Plus para albergar el Jack de 3.5mm (Sí, BQ no se ha subido al carro de esta moda de quitar la conexión para auriculares) y el conector de carga y datos microUSB, en una posición no muy habitual. En el lateral izquierdo encontramos la bandeja para la nanoSIM y la microSD (aunque si queremos podemos utilizar dos nanoSIM, prescindiendo eso sí de la expansión por medio de tarjetas de memoria). La botonera de volumen y desbloqueo se encuentra en el lateral derecho, que copan en exclusiva.

En definitiva, estamos ante un salto de diseño en lo que a la marca española se refiere, continuando lo que comenzó la gama X5, apostando de forma clara por unos materiales algo más Premium. Sin embargo, aunque este paso se deba valorar positivamente, sí es cierto que se parece demasiado a otros terminales ya presentes en el mercado. El dispositivo se hace bastante cómodo a la mano, aunque sí es cierto que algunas veces se me ha resbalado por ese acabado metálico de la parte trasera.

Una buena pantalla en líneas generales

Lo primero que pensé al ver la resolución y el tamaño de la misma fue que iba a ser una del montón y no cumpliría con la gama de precio. Sí es cierto que la resolución esta vez se ha quedado en HD (1280×720 píxeles), pero este panel LCD A-SI (Sin Quantum colors esta vez, algo que habría estado bastante bien tener) me ha sorprendido gratamente en términos de calidad e interpretación de los colores. Sin embargo, mi mayor queja en cuanto a esta pantalla es la interpretación de los colores negros, que tienden a mostrarse como ligeramente grisáceos. Hay que tener en cuenta que estamos ante un terminal económico, pero otros terminales de la marca contaban con una interpretación más fiel en este aspecto.

Además de esto, la pantalla responde bien en diversas condiciones lumínicas, debido en gran parte a su nivel de brillo, que sí bien no es una maravilla, tampoco nos impedirá disfrutar del móvil incluso a pleno sol (gracias también a la ausencia de reflejos). El brillo automático por su parte, ha funcionado bastante bien, adaptándose en poco tiempo a la gran mayoría de las situaciones, quizás pecando de un nivel alto en situaciones de baja luminosidad, pero muy correcto en líneas generales.

Estamos ante una digna pantalla para esta gama de precio, aunque sí es cierto que podríamos pedirle más resolución, calidad de la interpretación de los colores o incluso una mejor gestión del brillo automático en condiciones de baja luminosidad. Sin embargo, esto no es ni mucho menos un punto negativo del dispositivo, dado que estamos ante una buena pantalla en líneas generales, ciertamente mejor de lo que promete la hoja de especificaciones.

Cámaras: luces y sombras

La cámara principal de este terminal está firmada por Samsung. Concretamente, nos encontramos ante un sensor 3P3 de 16MPX equipado por cinco lentes y con una apertura f/2.0. Sobre el papel se trata de un competente sensor, destinado sobretodo a la gama media. Los resultados que nos ha ofrecido la cámara, si bien han sido aceptables en líneas generales, comenzaban a flaquear conforme las condiciones se complicaban.

En condiciones de buena luminosidad podemos apreciar que estamos ante una buena cámara, con una buena interpretación de los colores y una nitidez apreciable. Sin embargo, tanto en interiores como en condiciones un tanto más complicadas, el resultado tanto en foto como en vídeo decae sensiblemente. Igualmente, estamos ante una buena cámara en líneas generales… a diferencia de su hermana situada en el frontal.

La cámara frontal, si bien puede ser suficiente si nos queremos echar un par de selfies de forma puntual, no está ni mucho menos a la altura de la trasera. El sensor Omnivision OV5675 con el que cuenta arroja fotografías con una menor luminosidad que su homólogo trasero, contando a su vez con una nitidez mucho menor (en parte causado por el descenso de megapíxeles de una cámara a otra)

Rendimiento

Para dar vida a este dispositivo, BQ ha optado por utilizar el Qualcomm Snapdragon 430, un Octa-Core a 1,4 GHz, acompañado por la Adreno 505 y 2 o 3 GB de RAM en función de la versión que decidamos adquirir. Esto, junto con la resolución HD con la que cuenta la pantalla, ha proporcionado una experiencia de usuario bastante buena, siendo un terminal válido para cualquier labor que le pongamos por delante. En tareas cotidianas como consultar el correo, navegación o consumo de contenido multimedia, el terminal se ha comportado de forma excelente, pudiendo alternar entre varias tareas simultaneas, sin que esto supusiera una bajada de la fluidez del terminal.

Cuando hablamos de tareas más exigentes como juegos o benchmarks, apreciamos que tampoco tiene excesivos problemas para ejecutarlos con soltura (e incluso varios a a la vez en multitarea, gracias a la memoria RAM con la que cuenta el dispositivo). Para ello hemos probado juegos de alta exigencia gráfica como Asphalt 8, N.O.V.A. 3 o Dead Trigger 2, con los gráficos en la máxima calidad y salvo por los tiempos de carga, no hemos tenido ningún tipo de problema para ejecutarlos. A su vez, hemos obtenido una puntuación de 40.833 puntos en AnTuTu, lo que teóricamente lo sitúa por encima de terminales como el ZTE Axon Mini, un dispositivo equipado con el Snapdragon 616.

En líneas generales, estamos ante un dispositivo muy competente para todo tipo de tareas y usuarios, que moverá con soltura. La combinación de este procesador con los 3GB de RAM con los que contaba mi unidad y la resolución HD ha demostrado ser totalmente ganadora, proporcionando al usuario una experiencia muy buena, en la sólo nos damos cuenta cuenta del procesador que equipa el smarthpone en los tiempos de carga de juegos y aplicaciones exigentes.

Una batería suficiente para un día y algo más

BQ ha logrado con este terminal algo que no es nada sencillo, lograr un conjunto bastante redondo, en el que ningún aspecto flaquea considerablemente. La batería no iba a ser una excepción. La generosa batería de 3.080 mAh, acompañado de un hardware que acompaña bastante en términos energéticos, proporciona una experiencia que para la mayoría de usuarios se irá a más de un día de uso. Incluso en mi caso, que suelo tener una menor duración de batería debido a mi uso y condiciones de cobertura, no he tenido ningún tipo de problema para llegar el final del día a lo largo de casi el mes que lo he estado utilizando como mi teléfono personal.

Un problema que sí es digno de mención es el consumo de batería en reposo, que incluso cuando se cortan las conexiones y se cierran las aplicaciones sigue presente. Este problema lo tenía sobretodo en Android 6.0 Marshmallow, aunque en la actualización a Nougat que probé durante la última semana parece haberse paliado en gran medida. Otro problema que he encontrado mientras lo usaba es el elevado tiempo de carga, dado que no ha llegado a bajar de 3h, independientemente del cargador o cable que emplease o de si la opción de carga optimizada estaba activada o no.

Software

BQ suele apostar por mantenerse en unas líneas lo más cercanas posible a Android puro, y en esta ocasión no iba a ser diferente. En el momento de su lanzamiento, y hasta hace relativamente poco tiempo, este Aquaris U Plus contaba con Android 6.0 Marshmallow como piedra angular en lo que a términos de software se refiere. Hace relativamente poco tiempo, BQ ha lanzado la actualización a Nougat. La versión previa ya iba bastante fina, por lo que el cambio a casi la última versión del sistema operativo de Google no se ha notado más allá del cambio de launcher (se ha pasado de Google Now Laucher a uno propio de la marca inspirado en Pixel Launcher) y funciones añadidas varias como la multiventana.

Algunos de los añadidos que presenta este terminal son una aplicación propia de cámara bastante buena y los gestos en pantalla para desbloquear el dispositivo (muy útiles si queremos hacerlo estando el móvil apoyado sobre la mesa y no queremos levantarlo). En líneas generales, encontramos un sistema operativo que va bastante fluido, sin bugs extraños ni nada que empañe la experiencia, denotando un buen trabajo por parte de la compañía española.

A favor y en contra de este BQ Aquaris U Plus

A favor:

  • Duración de la batería.
  • Rendimiento general.
  • Cámara delantera.
  • Pantalla con buen brillo y ángulos de visión.
  • Android 7.1.1 casi Stock.

En contra:

  • Cámara frontal.
  • Diseño demasiado genérico.
  • Interpretación del negro un tanto grisácea.

Conclusiones y precio

El BQ Aquaris U Plus de 3GB de RAM y 32GB de almacenamiento puede encontrarse a un precio de 239,99€ en la página oficial de la marca. Sin embargo, existe una versión un tanto más limitada en RAM (2GB) y almacenamiento (16GB) que puede adquirirse a un precio de 199,99€ en la misma página web.

En líneas generales se trata de un terminal redondo, que hace bien la gran mayoría de cosas que hace. Aspectos como el rendimiento general, la duración de la batería o la política de actualizaciones que ha tenido son dos puntos que me van a hacer recomendarlo hasta la saciedad a todo tipo de usuarios. Quizás su punto más flagrante sea la cámara frontal, aunque se ve claramente compensada con su homóloga delantera. Sin embargo, esto no es ni mucho menos un impedimento grave para adquirir el terminal.

avatar
2 Comment threads
1 Thread replies
0 Followers
 
Most reacted comment
Hottest comment thread
2 Comment authors
Luis Miguel López Ruizbuyer905 meses usando un BQ Aquaris U Plus como teléfono personal – El Camionero Geek Recent comment authors
  Suscribete a las respuestas  
recientes antiguas más votadas
Notificar...
buyer90
Guest
buyer90

Hola! Muy interesante tu artículo, sin duda una gran review. Tan solo matizaría que la versión de Android que lleva no es Android 7.0 Nougat sino Android 7.1.1 Nougat, de los pocos fabricantes que han actualizado…

Luis Miguel López Ruiz
Guest
Luis Miguel López Ruiz

¡Cierto! Gracias por el aviso, se me ha pasado totalmente al ponerlo en la review. La verdad que sí, es un punto a favor de BQ, sobretodo al ver como va la actualización, que no presenta ningún bug a mencionar y sólo mejora lo que ya habían hecho bien.

trackback

[…] una cámara decente, un tamaño reducido, fluidez y Android puro. Adquirí el BQ Aquaris U Plus, del que hemos hecho recientemente una review en la web.  Hoy os cuento mis experiencias personales tras casi 5 meses de uso como teléfono […]