Estos días está teniendo lugar el Google I/O, el evento de Google para desarrolladores. Y aunque es verdad que la mayoría de las conferencias del evento están pensadas para estos, también se dan a conocer muchas novedades que interesan al público en general. Este año hemos visto, por ejemplo, la presentación de los Pixel 3a y 3a XL.

Android Q

En los últimos años, Google también avanza en el I/O la gran mayoría de novedades de las nuevas versiones de Android. Y en esta ocasión es el turno de Android Q. Han aprovechado el evento para publicar la tercera beta de la próxima versión del sistema operativo. Esta es compatible con 21 dispositivos de 13 fabricantes como Xiaomi, OnePlus, Huawei, LG, Sony o el propio Google.

Android Q

Entre las novedades que han captado más atención están el nuevo sistema de navegación por gestos, el soporte nativo para dispositivos plegables, la generación instantánea de subtítulos a partir de cualquier audio, las mejoras en la gestión de permisos, el soporte para redes 5G y por supuesto el tema oscuro.

La mejora clave para la seguridad

Sin embargo, la novedad más importante para la seguridad de los usuarios está pasando desapercibida. Se trata de una mejora enorme en el funcionamiento de las actualizaciones de seguridad.

Hasta ahora, Google saca cada mes un parche de seguridad para Android que solventa fallos críticos en el sistema. Esos parches mensuales quedan a disposición de los fabricantes, y depende de ellos -y en algunos casos también de las operadoras- que lleguen pronto o tarde a los usuarios. En muchos casos ni siquiera llegan a distribuirse a la gran mayoría de los dispositivos.

Este funcionamiento supone un enorme problema, puesto que la gran mayoría de los usuarios de Android tienen dispositivos vulnerables a ataques muy peligrosos. Google lleva tiempo presionando a los fabricantes para que den más importancia a la seguridad de sus usuarios, pero nadie le hacía caso.

Ahora Google ha dado con la forma de ponerle solución a este problema: Project Mainline. Consiste en centralizar la responsabilidad de las actualizaciones de seguridad en Google, y quitarles esa competencia a los fabricantes. Esto quiere decir que los parches urgentes llegarán a todos los usuarios directamente de Google a través de Play Store.

El funcionamiento de Project Mainline utiliza las bases de Project Treble. Como recordatorio: Treble llegó con Android Oreo y consiste en la separación del sistema operativo en bloques independientes. Gracias a Treble, las actualizaciones de Android son más fáciles y rápidas desde Oreo. Ahora, Mainline mejora las bondades de Treble e independiza los parches de seguridad. Ya no estarán tan vinculados al sistema como antes. Esta nueva organización estará presente a partir de Android Q.

Project Mainline

Si tienes Telegram y no te quieres perder ninguna noticia, únete a nuestro canal: TelegramClubTech

avatar
  Suscribete a las respuestas  
Notificar...