Vecto+fitbit+pebble

Es probable que Fitbit no necesite presentación ya que, según el último informe de IDC, la compañía de wearables con sede en San Francisco encabezó las ventas de este tipo de productos en el tercer cuatrimestre de 2016.

Wearables

A pesar de los buenos datos, el mercado en el mundo de la tecnología es muy cambiante y la competencia aprieta con nuevos modelos de relojes inteligentes, por lo que Fitbit decide salir de compras.

Todo comenzó con la compra de Pebble.

Fitbit fue noticia el mes pasado por haber adquirido por, según rumores, 40 millones de dólares la compañía Pebble, fabricante de smartwatches de tinta electrónica. El punto fuerte de Pebble, por el cuál se interesó Fitbit, es el de su software. Pebble cuenta con un SDK abierto a cualquiera que quiera desarrollar una aplicación para este smartwatch, pudiendo ser descargada a través de su Pebble App Store.

Pebble nació como un proyecto en Kickstarter donde, en 2012, recaudó 10 millones de dólares. En 2013 lanzó en Kickstarter la segunda generación, presentando el Pebble Time, Pebble Time Steel y Pebble Round., consiguiendo 20 millones de dólares, alzándose como la campaña de crowdfunding que más dinero había conseguido.

Pebble

El 7 de diciembre de 2016, en plena campaña de su tercera generación en Kickstarter, Pebble hacía un comunicado a través de su página web donde anunciaba su imposibilidad para mantenerse como una entidad independiente y su venta a Fitbit. Asimismo, daba por anulada la garantía de todos los Pebble vendidos a través de su página web y cancelaba el lanzamiento de su último dispositivo, el Pebble Time 2, procediendo a la devolución del dinero. Sin duda, un duro golpe para todo aquel que contribuyó a su último proyecto de Kickstarter, como es mi caso personal, habiendo recibido un Pebble 2 que ya no tiene soporte ni garantía, o como gente cercana a mí que aún no ha recibido el reembolso por el Pebble Time 2 y parece difícil que lo vaya a recibir.

Vector, vendida durante el día de ayer.

La siguiente empresa en entrar en el carrito de la compra de Fitbit, ha sido Vector, una pequeña startup de origen rumano dedicada a la fabricación y distribución de smartwatch.

Vector, al igual que Pebble, apuestan por las pantallas con tecnología de tinta electrónica y baterías capaces de aguantar hasta 30 días de uso, un sueño para los smartwatch de hoy en día. Además, cuentan con un diseño elegante y un software prometedor en el que, hasta el día de ayer, se esperaba el lanzamiento de su propia tienda de aplicaciones.

Vector Smartwatch

A través de su página web, Vector hacía un comunicado sobre esta venta. En ese comunicado exponen que se unen a la gran familia de Fitbit, cesando su actividad, cancelando sus próximos lanzamientos y vendiendo las unidades ya fabricadas. En el caso de Vector, siguen haciéndose responsables de la garantía de los productos vendidos. Sin duda, un mejor trato para sus usuarios que el negociado por Pebble.

La cantidad desembolsada por parte de Fitbit para la compra de Vector no ha trascendido.

¿Cuál es el próximo movimiento de Fitbit?

Esta es, sin duda, la pregunta que nos estamos haciendo todos en este momento. Fitbit destaca por su distribución a escala global y sus pulseras de actividad, donde es un líder indiscutible. Sin embargo, en el campo de los smartwatch se encuentra fuera de lugar, careciendo de un software y un hardware adecuados para convencer a las grandes masas.

Con estas dos compras, Fitbit fortalece estas carencias y sería lógico pensar que presentara un nuevo smartwatch, previsiblemente de tinta electrónica, a lo largo de este 2017. No sabemos fechas de este posible lanzamiento, pero es cuestión de tiempo, nunca mejor dicho.