El HDR es una característica cada vez más popular en las televisiones y el contenido de plataformas como Netflix; pero, ¿por qué hay tantos formatos diferentes?

¿Qué significa HDR?

HDR son las siglas de high dinamic range, alto rango dinámico en español. El rango dinámico es la diferencia entre el negro más oscuro y el blanco más claro que una pantalla puede producir. Cuanto mayor sea esta diferencia, más realistas y atractivas se verán las imágenes. Para poder disfrutar de esta tecnología, necesitamos que el contenido que vamos a ver esté grabado en HDR y que el dispositivo que vamos a usar soporte la reproducción de vídeos con dicha tecnología.

Hasta aquí parece todo sencillo, pero los problemas surgen con los distintos formatos de HDR y las incompatibilidades entre ellos. Los formatos más extendidos hoy en día son HDR10 y Dolby Vision, pero existen otros como HDR10+ o HLG.

HDR10

Este formato es el estándar más extendido, y esto se debe a que es de código abierto: libre y gratuito. Esto hace que también sea el formato más común en los contenidos de las distintas plataformas.

Su principal limitación es que funciona con metadatos estáticos. Esto significa que el reproductor establecerá un nivel de brillo que se mantendrá constante durante toda la reproducción. Este nivel de brillo se calcula teniendo en cuenta el tono más brillante y el más oscuro de todo el vídeo a reproducir, y será un término medio que permitirá ver tanto lo claro como lo oscuro mejor que sin HDR, pero no todo lo bien que se podría ver si tuviese solo tonos claros o solo tonos oscuros.

Dolby Vision

Este estándar es mejor que HDR10 en prácticamente todo, y eso se debe a que utiliza metadatos dinámicos. De esta forma el nivel de brillo se calcula de forma individual para cada escena o incluso para cada fotograma. Para ello se tiene en cuenta el tono más claro y el más oscuro solo de esa parte, y no del resto del vídeo. Con esto se consigue que casi todo se vea mejor que con HDR10. No importa que una película tenga escenas muy brillantes y muy apagadas. Todas ellas se verán de forma óptima, sin estar condicionadas por el resto de escenas.

Sin embargo, Dolby Vision no está tan extendido y aparece solo en gamas altas. Esto se debe a que su uso no es gratuito, y los fabricantes tienen que pagar a Dolby unos 2’50€ por cada dispositivo que vendan con su tecnología. Además, no hay tantos contenidos disponibles con este formato como con HDR10.

HDR10+

Este otro estándar viene pisando fuerte, y no es para menos porque funciona de forma similar a Dolby Atmos -con metadatos dinámicos– pero cuenta con la principal ventaja de HDR10 -su uso es libre y gratuito-. Ha sido desarrollado recientemente por Samsung y Amazon, y la mayoría de fabricantes lo están incluyendo. Una gran ventaja de este formato es que en principio cualquier dispositivo compatible con HDR10 lo puede ser también con HDR10+ con una simple actualización de software.

HLG

HLG son las siglas de Hybrid Log-Gamma, un formato de HDR desarrollado por la británica BBC y la japonesa NHK. Es el más adecuado para las emisiones de televisión porque puede ser reproducido por televisiones sin HDR -aunque lógicamente no se disfrutará de mayor calidad que con contenidos convencionales- y esto hace que no se tengan que emitir los canales en dos versiones simultáneamente (como sí pasa por ejemplo con el HD en la TDT española actual).

El principal problema de este formato es que su calidad es notablemente inferior a la de los tres estándares anteriores.

Sí tienes Telegram y no te quieres perder ninguna de nuestras noticias, únete a nuestro canal: Telegram Club Tech

avatar
  Suscribete a las respuestas  
Notificar...