¿Recuerdas cuando los móviles de gama alta tenían los precios de la gama media actual? Desgraciadamente, yo sí. Y digo desgraciadamente porque, en primer lugar, no ha pasado mucho tiempo y, en segundo lugar, seguirá pasando año tras año.

Desde un punto de vista macroeconómico, no es nada preocupante. En el corto plazo, los precios se fijan en base a una serie de indicadores económicos y a largo plazo es flexible en el sentido de que ajustan en relación a la demanda y la oferta. Por esta razón, si lo vemos desde esta perspectiva, no podemos culpar a las marcas de las subidas de precio. Sin embargo, como usuarios que no nos importa lo que las empresas piensen de la economía, nos preguntamos solo la razón que justifica dicha subida.

Bien sea por innovación, por copia al móvil más de moda, por incorporar lo último de lo último y por un montón de etcéteras, cada año salen móviles más caros que los anteriores. Ojo, en esta ocasión venimos a hablar de la gama alta, aunque en otra ocasión analizaremos también la gama media-baja, y de los precios de salida de las tiendas y páginas oficiales de las propias marcas. Por ejemplo, en el año 2010, el precio de lanzamiento del dispositivo libre del iPhone 4 era de 199 dólares en EEUU, la versión más básica de 16GB. Volvemos al año actual, 2017, para fijarnos que el iPhone 7 más básico tiene un precio de 649 dólares. ¿Qué es lo que justifica esta subida, no solo en el iPhone, sino de la mayoría de los móviles de gama alta?

  1. Costes

El hecho de fabricar año tras año un modelo de móvil diferente conlleva una serie de costes directos e indirectos que son diferentes cada año. En este apartado, es necesario analizar una serie de gastos y costes (que no son lo mismo) que tiene la empresa en el ejercicio de cada año. Teniendo en cuenta esto y que los precios varían en todos los productos, se puede entender que, al aumentar los costes, para mantener un margen de beneficios óptimo es necesario subir el precio del móvil. No es lo mismo, por ejemplo, realizar una campaña publicitaria de un móvil en el año 2010 que ahora, que varía desde la cifra del coste hasta en el formato publicitario.

  1. Entorno macroeconómico

justificación de los precios

Como se ha mencionado anteriormente, también es un factor importante para las empresas a la hora de fijar precios. Es un factor exógeno que se da y afecta a toda la economía.

  1. Estatus

justificación de los precios

El hecho de tener que mantener un estatus (tanto para la empresa como marca de referencia como para el cliente a la hora de comprar y usar un móvil). Esto se traduce en una necesidad de aumentar los precios año tras año justificando una diferenciación cualitativa al resto de los móviles.

  1. Innovación y mejora

justificación de los precios

Estas dos palabras hay que cogerlas con pinzas. En el sentido más estricto, sí que podemos afirmar que existen innovación y mejora. Sin embargo, surge nuestra otra pregunta: ¿es necesario? Estoy segurísimo que la mayoría concordarán conmigo en el que existe aspectos del móvil que, a día de hoy, no necesita dar ningún paso más allá. También estoy seguro que las marcas fabrican modelos y sacan funciones acordes a las necesidades de los consumidores. Aun así, ¿es necesario tener un móvil de 6GB de RAM o más? ¿Un procesador que corra más que Usain Bolt? No, gracias.

Es complicado tener una justificación de los precios actuales

Obviamente, solo es una opinión. Este apartado es bastante sensible, ya que es algo subjetivo y según las necesidades de una persona, requiere de unas especificaciones u otras. Sin embargo, estamos llegando a un punto en el que estamos nos estamos dejando comer por el marketing y dejamos que las empresas nos cuelen que, por ejemplo, entre el Snapdragon 820 y el 821 hay un mundo.

Antes, por ejemplo, entre el modelo más básico y el más top era cuestión de almacenamiento. Ahora, debido a la evolución del usuario medio más o menos informado, saben que también dan importancia a otros aspectos como la RAM, el procesador, la pantalla, los materiales, etc… Y de aquí las empresas han sacado partido, dándoles más excusas para subir los precios entre los modelos de una misma gama. Véase el iPhone 7 y el Plus (doble cámara) o algunos móviles Android venidos de China.

Ojo, en ningún momento estoy dudando o poniendo en discusión la calidad y el valor de los dispositivos. Repito, es una cuestión subjetiva. Sin embargo, ante el panorama actual, debemos cuestionarnos la posibilidad de que, en un futuro próximo, el modelo más básico sobrepase la barrera de los 1.000 euros o que, para comprarte un móvil, tengas que vender un riñón. Afortunadamente, cada uno es libre, puede elegir y comprar lo que quiera con su dinero.  

avatar
1 Comment threads
0 Thread replies
0 Followers
 
Most reacted comment
Hottest comment thread
1 Comment authors
pagalo Recent comment authors
  Suscribete a las respuestas  
recientes antiguas más votadas
Notificar...
pagalo
Guest
pagalo

Totalmente de acuerodo, pero tambien lo podemos pasar a esta asquerosa sociedad de consumo que vivimos,el marketing ,los medios de comunicacion y lo facil que es vendernos la moto».Todo nos lo ponen al alcance de nuestro bolsillo,paguelo sin intereses,sin entrada,etc,etc, y solo nos faltaba las ventas online,sin movernos del sofa, con paypal y otras formas de pago.
El macrocapitalismo nos esta comiendo el seso, y a la cabeza estan lon yankis con sus barbies,halloween, y su valle de silicona,,y luego tenemos una cadena de radio SER y su apoyo al football americano y los dichos oscars de cine.