xbox

Y llegó el día, ya tenemos entre nosotros la nueva generación de consolas, Microsoft lanzó hace unos días su Series S/X y Sony su PS5. Pero hay algo que quizá no sabes sobre las consolas de Microsoft y es que se ha comprobado que su almacenamiento interno se verá bastante reducido.

La Xbox Series S y su escaso almacenamiento disponible

Cuando se había anunciado esta consola más económica de lo tradicional nadie se había preguntado por la capacidad de almacenamiento disponible en su unidad de estado sólido.

Y es que gracias a los primeros análisis y los early adopters vemos que Microsoft nos hizo trampa con la Xbox Series S.

La consola posee una unidad de estado sólido de 500GB NVMe pero gracias a su sistema operativo nos quedan apenas 383GB disponibles para utilizar con los diferentes títulos que le instalemos.

Ahora bien, tú dirás, 380GB es muchísimo espacio, pues no, ten en cuenta que el nuevo Call of Duty requiere más de 200GB para instalarse, a esto debemos sumarle las actualizaciones del título, DLCs y las actualizaciones propias de la consola.

Sin duda esta práctica no nos gusta, cambiar la unidad de estado sólido de la Xbox Series S no será nada barato y si así lo fuese la Series X se nos acerca cada vez más como una opción a considerar.

De ella hablaremos ahora.

La mejor opción sigue siendo la Xbox Series X

Las Xbox Series S y X cuentan con tarjetas de expansión.

En el caso de la Series X al tener un SSD de un tamaño mayor no sentiremos tan escaso el almacenamiento disponible.

El mismo es de 802GB lo cual la convierte en una alternativa mucho mejor que la Xbox Series S.

Ahora bien, si las consolas vienen con un almacenamiento tan reducido (especialmente en la ya mencionada Series S) quién termina ganando.

La respuesta es simple, Seagate con sus tarjetas de expansión.

Las mismas en el mercado norteamericano tienen un costo de USD 220 y ofrecen 1TB de almacenamiento.

Regresamos a la era de quitar juegos para ahorrar espacio

Xbox Series X almacenamiento interno

Parece mentira pero gracias a esto es muy probable que si no podemos adquirir una tarjeta de expansión nos veremos limitados a la hora de tener una amplia colección de títulos instalados.

Si tenemos en cuenta que de aquí en más los videojuegos ocuparán más de lo habitual gracias a sus texturas en 4K, soporte Ray Tracing y otros detalles gráficos y sonoros es evidente que deberemos borrar algunos títulos de nuestra consola para poder jugar a los titulos más pudientes del mercado.

Sea como sea nos parece que la Xbox Series X si es una gran opción, pero si no somos de jugar títulos muy exigentes la Series S está muy bien, aunque no podamos instalar demasiados juegos en ella.

Ahora bien y con esto terminamos, las tarjetas de expansión son muy caras, seguramente veremos a otros fabricantes lanzando modelos más económicos, así que como sucede con todo en el ámbito tecnológico lo mejor es esperar.

Por cierto, de conocer información sobre el almacenamiento de la consola PS5 de Sony la estaremos publicando, creemos que irán por el mismo camino.

Fuente

Conoce las novedades del mundo de la tecnología, únete a Club Tech en Twitter Facebook Telegram

Suscribete a las respuestas
Notificar...
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments