facebook; seguridad

La red social de Marck Zuckerberg la ha vuelto a liar parda. Y otra vez pone en entredicho la seguridad de Facebook. Una marca que en los últimos tiempos ya ha sufrido algunos palos, principalmente a propósito de la protección de sus usuarios. Así fue, por ejemplo, el caso de la filtración de datos en el escándalo del Cambridge Analytics episodio por el que el propio Mark tuvo que declarar ante las autoridades estadounidenses.

Y a pesar de que en aquel entonces ya se disculpó y expuso que se iban a tomar medidas para que no volviera a ocurrir, este mes de septiembre pasado volvimos a conocer un fallo que afectó a millones de usuarios, los cuales tuvieron problemas para acceder a sus cuentas.

Ese nuevo capítulo, sumado a la caída de la popularidad, llevó a Facebook a anunciar que iba a contratar, antes de terminar este 2018, una empresa de ciberseguridad para prevenir estos ataques.

El último fallo de seguridad: las fotos 

Pero entretanto, el pasado viernes 14 de diciembre, Facebook anunciaba a través de su plataforma para desarrolladores, que su equipo había descubierto un problema en la API de las fotos. En concreto el fallo provenía del permiso que los usuarios habían dado a aplicaciones de terceros para acceder a sus imágenes de la red social.

Seguidamente explicaban que este fallo se produjo durante los días 13 a 25 de septiembre de este año, pero que ya lo habían podido solucionar (¿habrán esperado tres meses a informar del fallo porque no querían crear más alarma o porque no sabían cómo solucionarlo?).

Y para tranquilizarnos a todos, nos explicaron en qué había consistido el fallo: cuando autorizamos a otra aplicación a acceder a nuestras fotos de Facebook, ellos solo autorizan a que vean nuestras fotos del timeline (muro), pero debido a este fallo, esas aplicaciones, podrían haber tenido acceso a otras imágenes, como por ejemplo las que compartimos en el Market o en el Stories.

Y uno pensará que no es tan grave, porque no comparte fotos en esas secciones de Facebook. Pero entonces llega Tomer Bar —encargado de notificar este marrón— y añade, para dejarnos ya del todo tranquilos: “el fallo también afectó a las fotos que en algún momento quisimos compartir pero que finalmente no lo hicimos”. En otras palabras, que si en esos doce días de septiembre te arrepentiste de subir una instantánea en la que salías más o menos perjudicado, no te preocupes. La foto la puede haber conseguido igualmente alguna de esas aplicaciones de terceros a la que diste permiso.

El amigo Tomer, cual ministro que sale al atril a anunciar una catástrofe, no contento con todo lo que ya había escrito, proseguía: la cosa puede haber afectado a unos casi 7 millones de usuarios y a unas 1.500 aplicaciones, obra de más o menos, 876 desarrolladores.

En resumen: la foto que nos arrepentimos de subir, o la consola que estamos vendiendo en el Market, o la Storie de aquella noche loca de discoteca, puede estar ahora en manos de 1.500 aplicaciones y 876 sujetos.

Facebook y su seguridad con las fotos, otro error más

La solución al fallo

Si ya estás mirando como loco las fotos que tienes en la plataforma y los permisos que has dado a otras aplicaciones, tranquilo. Be quiet. Facebook ya ha propuesto una solución a este problema.

Esta semana van a crear una herramienta que permita a los 876 autores de esas 1.500 aplicaciones, saber si sus usuarios están afectados por este fallo.

Además, si tus fotos se han visto implicadas en este lío, te van a mandar una notificación con un enlace al Centro de Ayuda, donde podrás consultar qué aplicaciones han podido acceder a tus imágenes.

Y por último, nos recomiendan que entremos en esas aplicaciones de terceros, y veamos a qué fotos les hemos permitido acceder. Así que no le dejes todo el trabajo al pobre Zuckerberg. Repásate las miles de aplicaciones a las que habrás dado permiso desde que abriste la cuenta, y ayuda a la causa.

Con todo lo dicho, en la sección de ayuda de Facebook, en su versión en español, aclaran que el fallo se produce en la forma en que las aplicaciones de terceros acceden a la API de fotos, y no en la configuración de privacidad de las fotos. Explicación que en el escrito de Tomer del pasado viernes, no aparece.

La moraleja de esta situación puede ser: Facebook y los permisos, algo con lo que tener cuidado. 

Te puede interesar:  Entérate si ha sido hackeado en Facebook 

avatar
  Suscribete a las respuestas  
Notificar...