La pantalla de nuestro smartphone es siempre un bien que cuidamos como oro empaño, y no es para menos: depende de cómo se golpee y de que forma, podemos llegar a destrozar la pantalla en cuestión de segundos, dándonos un buen quebradero de cabeza (y más si el terminal está recién estrenado). Es por esto que los usuarios siempre tendemos a comprar fundas o cristales templados, que nos proporcionen un extra de protección para nuestros queridos terminales. Este problema al parecer tendrá solución, y es que el futuro ha llegado: han logrado crear pantallas que se regeneran por sí solas.

El secreto: polímero elástico y sal iónica

Gracias a un grupo de químicos de la Universidad de California hemos podido conocer este hallazgo, que a partir de ahora nos ahorrará más de un quebradero de cabeza a todos.

Este grupo de químicos han conseguido crear un material formado por polímero elástico y sal iónica, causantes de esta «reacción» capaz de hacer que la pantalla se regenere de forma automática por sí sola. Ya se había conseguido crear algo similar con anterioridad (en el LG G Flex ya existía esta posibilidad), pero solamente regeneraba arañazos muy leves y superficiales. Estas nuevas pantallas con este tipo de material serán capaces de regenerar, por sí solas, cortes y arañazos de corta y media profundidad.

material estirado

Las pruebas que han realizado los científicos que han llevado adelante este proyecto, han sido bastante satisfactorias: resulta que el material tras pasadas 24h, consigue regenerar el material de la pantalla. Otra característica de este material es que puede llegar a alargarse hasta 50 veces más de su tamaño original, algo a tener muy en cuenta.

El material en cuestión funciona de la siguiente manera: resulta que el polímero elástico y la sal iónica actúan de forma unísona formando una llamada unión ión-dipolo, actuando como una fuerza entre los iones cargados y las moléculas polares contenidas en ambos elementos. Esto quiere decir que si la pantalla sufre un corte superficial o de mediana profundidad, dichos iones y moléculas se ven atraídos entre sí, «curando» la pantalla dañada por sí sola.

Innovación al poder: estos materiales sí consiguen conducir la electricidad en las pantallas

El problema que había antes con las pantallas que regeneraban cortes muy superficiales y suaves, como la parte trasera del LG G Flex, era que no podían conducir la electricidad.

Ahora, con este nuevo material, se ha conseguido que sea transmisor de la electricidad. Por tanto, podrá ser usado en las pantallas de los smartphones, ya que el funcionamiento de las actuales pantallas, y que es lo que consigue que sean táctiles, funcionan con una serie de «electrodos» por debajo del cristal, que al contacto de nuestro dedo con la pantalla hacen un circuito cerrado (ya que los humanos somos conductores de la electricidad) pudiendo interactuar de esta manera con el sistema operativo del terminal.

persona interactuando con pantallas

Según el portavoz de este grupo de científicos, este tipo de pantallas se espera que estén disponibles a partir del año 2020. Este material se pretende exportar a usos distintos de las pantallas de los smartphones, pudiendo disfrutarlo en otro tipo de dispositivos.

Este hallazgo hará que muchas marcas de telefonía implementen esta tecnología en sus smartphones, para conseguir un factor diferenciador en un mercado que cada vez está más reñido.

¿Qué os parece este descubrimiento? ¿Creéis que en un futuro no muy lejano conseguirán que nos despreocupemos de la seguridad en nuestras queridas pantallas? Déjanos tu opinión en los comentarios, ¡nos gustaría conocerla!

Si tienes Telegram y no te quieres perder ninguna de nuestras noticias, únete a nuestro canal para permanecer informado en todo momento: Telegram ElCamioneroGeek

avatar
  Suscribete a las respuestas  
Notificar...