Tinder es una de las aplicaciones más usadas y favoritas del público joven. Atrás quedó eso de salir a ver a quien pescabas y esforzarte, pudiendo acabar sin éxito. La aplicación de ligues te lo pone más fácil que nunca pero, ¿sabes cómo funciona su algoritmo?

Tinder ha tenido un éxito descomunal para encontrar parejas o quienes buscan algo rápido y concreto

Mucha gente mayor nos ha dicho que ahora tenemos mucha más facilidad para ligar que en sus tiempos. No se equivocan, con Tinder más fácil no puedes tenerlo. Gracias a su algoritmo podemos encontrar a personas afines a nosotros y saber si le gustamos y quiere una cita. Por ello, una periodista llamada Judith Duportail ha decidido estudiar su algoritmo.

Tras hablar con sociólogos, hackers e investigadores, ha podido acceder a parte de este complejo algoritmo de Tinder. Ella reconoció que se estaba convirtiendo en una adicta a esta plataforma y quiso indagar para averiguar el por qué. Su investigación se centraba en 3 pilares: la calificación de los usuarios, qué se hace con la información del público y la ideología del algoritmo.

Extrañamente cuando entrevistó al CEO de Tinder, Sean Rad, le advirtieron que no entrase en polémicas ni preguntase sobre cómo puntúa o califica a los usuarios. Ella, como buena periodista, insistió y preguntó. El resultado, la obligaron a terminar la entrevista. Tras esta situación, ella decidió pedir su registro de actividad, cosa que podemos hacer en cualquier red social. Una vez recibido comprobó que había hablado con 870 personas, una cifra muy lejana a la que ella pensaba.

Tras encuentro y experimentos con hackers, Judith Duportail recibió un descubrimiento de una estudiante. Parte del algoritmo de Tinder estaba en Google Patent con el nombre de Matching Process System and Method. Tras analizarla, la periodista comprobó que los datos para cruzar perfiles se basaban en palabras clave de las descripciones y reconocimientos de los elementos de las fotografías de los perfiles.

La parte polémica está en existe un análisis de frases, léxico o estilo para crear una especie de coeficiente intelectual de cada usuario o nivel escolar. Si juntamos todos estos baremos se descubrió que este algoritmo es machista. La aplicación de Tinder ofrece cosas diferentes entre hombres y mujeres. A un hombre mayor con dinero le aparecerán chicas jóvenes con un menor nivel adquisitivo porque la aplicación supone que hay más posibilidades. En el caso contrario no se produce, una mujer mayor adinerada no recibirá a hombres mas jóvenes que ellas y menor nivel adquisitivo.

No es la primera vez que Tinder está dentro de una polémica, y más cuando en entrevistas te prohíben preguntar ciertas cosas. Los algoritmos son datos muy complejos que dependen mucho de quien lo diseña y la política de la empresa.

Fuente: Ticbeat

Conoce las novedades del mundo de la tecnología, únete a Club Tech en Twitter Facebook Telegram

avatar
  Suscribete a las respuestas  
Notificar...