Redmi Note 8T

Xiaomi es ya una vieja conocida en lo que al mercado español se refiere. Lejos queda ya el momento de su llegada oficial a nuestro territorio, allá por el año 2017. La marca, que llegó con un poco de reticencia por parte de los compradores tradicionales al principio, se ha asentado como una de las grandes del panorama, aupándose hasta el segundo lugar en lo que a ventas se refiere. Gran parte de la culpa de este éxito la tiene Redmi, la hasta hace poco gama de móviles asequibles y completos en características, ahora constituida como marca “independiente”. Especialmente, si nos centramos en la gama Redmi Note, de la que os traemos hoy la review de uno de sus últimos integrantes, el Redmi Note 8T, un interesante gama media con puntos muy destacables. 

Te puede interesar: Las mejores VPN Gratuitas

Primeras impresiones. 

De primeras, cuando uno se enfrenta por primera vez a este Redmi Note 8T piensa una cosa. Es un móvil grande, muy grande. El apelativo Note no se le ha puesto por mero azar o por un ejercicio de Marketing. Aunque en los últimos tiempos que corren estamos más que acostumbrados a una subida de manera exponencial de los tamaños que los terminales, estamos ante un dispositivo que sube hasta casi los 16,2cm de altura, acompañado por un grosor de casi 9cm y un peso cercano a los 200g. 

Como hemos dicho, estamos ante un móvil grande, pesado, pero no que sienta mal en mano una vez lo agarramos firmemente. Sin embargo, en la construcción encontramos uno de los puntos débiles del terminal. El acabado en cristal, además de ser un imán para las huellas, se resbala con suma facilidad, siendo prácticamente imprescindible contar con una funda (como la que se incluye en el pack, con la que no hemos podido contar para la unidad de prueba, al haber recibido únicamente el terminal). 

Junto a esto, el otro punto negativo de la construcción radica en la situación de las cámaras trasera, no porque estén mal ubicadas, sino porque sobresalen, y mucho, del cuerpo del terminal. Esto puede hacer que acabemos rayando la lente las mismas si lo apoyamos sobre una superficie en la que haya arena o algún elemento que produzca desgaste haciendo que, al igual que por el acabado acristalado, sea imprescindible contar una funda para evitar daños en el terminal. 

Especificaciones de gama media

Resultado de imagen de Snapdragon 665

A nivel de especificaciones, estamos ante un gama media actual de manual. Contamos con un procesador más que solvente para cualquier tarea del día a día (incluso para gaming, aunque no al nivel de un gama alta de esta generación, pero cumple), una generosa pantalla, alimentada por un batería con unos elevados números y un conjunto versátil de cámaras, para poder realizar fotografías en cualquiera de los contextos. 

  • CPU: Qualcomm Snapdragon 665
  • GPU:  Adreno 610
  • Pantalla: 6.3” con resolución FullHD+ (1080 x 2340, 409PPI) con ratio 19,5:9
  • Almacenamiento: 32, 64 o 128 GB según versión
  • Ram: 3 o 4 GB según versión
  • Cámaras traseras: 
    • Sensor principal Samsung S5KGM1 de 48MPX (ƒ/ 1.79)
      • Grabación de vídeo a 4K y cámara lenta a 240fps
    • Sensor Omnivision OV02A10 de 2MPX para la toma de profundidad (ƒ/ 2.4)
    • Sensor Omnivision OV02A10 de 2MPX para el modo Macro (ƒ/ 2.4)
    • Sensor Omnivision OV8856 de 8MPX para el modo Gran Angular (ƒ/ 2.2)
  • Cámara frontal: Sensor Omnivision OV13855 de 13MPX  (ƒ/ 2.0)
    • Desbloqueo facial
  • Batería: 4000mAh, con carga rápida de hasta 18W (QC 3.0)
  • Dimensiones: 161,2 x 75,4 x 8,6mm
  • Seguridad: Desbloqueo facial y lector de huellas trasero
  • Software: Android 9 bajo MIUI 11. 
  • Conectividad: VoLTE, NFC, 4G, USB Tipo C, Jack de 3.5mm para auriculares…

Como vemos, se trata de un móvil en el que podemos echar poco en falta a nivel de especificaciones. De hecho, contamos con aspectos que suelen escasear en este tipo de terminales, como puede ser el NFC. De hecho, la única ausencia destacable que podemos reprocharle a este terminal, es la de un LED de notificaciones dado que, teniendo en cuenta el tamaño de su marco inferior, habría sido posible incorporarlo sin demasiado problema. Sin embargo, se agradecen aspectos como la presencia del Jack de 3.5mm, que se encuentra en peligro de muerte en los días que corren. 

Multimedia

En este apartado vamos a englobar tanto la experiencia con la pantalla como con el sonido, para tratar la experiencia multimedia en su conjunto. En primer lugar, lo que más nos llama la atención cuando sostenemos el dispositivo en las manos es la pantalla, especialmente por la sensación de ser enorme que transmite. Realmente, estamos ante un panel muy cercano en tamaño a lo que estamos acostumbrados en estos tiempos que corren. El generoso marco inferior es lo que hace que, un panel de 6,3″ de diagonal, se asemeje más a 6,5 o 6,7″ en lo que a sensaciones se refiere. Hablando del panel como tal, estamos ante un panel IPS de 6,3″ de diagonal, con resolucion FullHD+ y ratio de pantalla 19,5:9. En términos de calidad, estamos ante un panel bastante por encima de lo que nos suele ofrecer este tipo de rangos de precios, con unos muy buenos ángulos de visión y un contraste que nos asegura buena visibilidad en un elevado número de contextos. Lógicamente, no estamos ante un panel AMOLED con la profundidad y vividez del color que este tipo de pantallas nos ofrecen, pero en este rango de precios no podemos pedir más si consideramos todo lo que nos ofrece el terminal.

A nivel de sonido, estamos ante un terminal que cuenta con un altavoz en la parte inferior del dispositivo. En términos de volumen, estamos ante un nivel de sonido bastante elevado, en el que contamos con una elevada nitidez del mismo, que solo empieza a distorsionar al llegar a niveles cercanos al 100% del volumen. Estamos, por tanto, ante una experiencia auditiva en este sentido bastante buena, superior a otros competidores de la misma gama. Además de esto, contamos con el cada vez más raro Jack de 3.5mm, que nos permitirá utilizar nuestros auriculares de manera sencilla, desde donde nos provee también de un muy buena experiencia de audio.

Rendimiento

Redmi Note 8T

A nivel de rendimiento, vemos como la combinación de este Qualcomm Snapdragon 665, junto con 4GB de memoria RAM con la que contaba nuestra unidad y el buen funcionamiento con el que nos sorprende MIUI (aunque no es algo que debiese, vista la trayectoria a la que nos tiene acostumbrados Xiaomi), funciona como un reloj. Con respecto al uso de aplicaciones del día a día, contamos con una suavidad tremenda, podemos cambiar entre una gran cantidad de aplicaciones a la vez, sin que el terminal achaque ningún tipo de caía en el rendimiento. Por tanto, en este sentido, estamos ante un móvil que se comportará como un titán para un gran número de usuarios en este aspecto.

Redmi Note 8T

Pasando ahora a un punto de análisis bastante más exigente a nivel de rendimiento, el gaming. Lógicamente, no contamos con el desempeño que nos ofrecerá un terminal equipado con el Qualcomm Snapdragon 855+, pero el rendimiento que me ha arrojado este equipo con respecto a los juegos nos ha sorprendido muy gratamente. Puede con prácticamente la totalidad de los juegos actuales, con un framerate variable en función de la exigencia del mismo. Además de esto, si hablamos de emulación de otras plataformas, vemos como es capaz de ejecutar algunas como PSP sin ningún tipo de problema, debido a la potencia con la que cuenta la Adreno 610. Como hemos comentado previamente, no estamos ante el nivel que nos puede ofrecer un gama alta, pero pensamos que puede cumplir las necesidades de la gran mayoría de los usuarios en lo que a rendimiento se refiere.

Experiencia de uso de este Redmi Note 8T

Resultado de imagen de MIUI 11

En este punto, vemos como Redmi sigue manteniendo MIUI, el fork/capa de personalización histórica de Xiaomi, esta vez en su versión 11 (aunque el terminal viniese con la versión 10, nada más comprobar actualizaciones saltó la correspondiente a la posterior edición). Esta versión 11 de MIUI corre por encima de Android 9, una versión que empieza a quedarse un poco atrás, estando Android 10 en el mercado y comenzando a verse más y más rumores de la siguiente edición del sistema operativo de Google. Aunque no va a ser un hecho flagrante que nos haga descartar el terminal, hubiese sido lo ideal que un móvil lanzado a finales de noviembre de 2019 contase con Android 10. 

Redmi Note 8T

A nivel de experiencia de uso, vemos como MIUI sigue siendo una delicia en lo que al usuario respecta. Las aplicaciones (propias y de terceros) funcionan de manera excelsa, sin apreciar ningún tipo de ralentización importante. Las aplicaciones propias implementadas por Xiaomi aportan un plus de uso, traduciéndose estas en Navegador de Internet, reproductor de música y vídeo o el gestor de archivos. Aunque estas aportan funcionalidad, también contamos con cierto bloatware que, por suerte, se pueden desinstalar sin ningún tipo de problema en este Redmi Note 8T.

Redmi Note 8T

Cuando hablamos de diseño puramente vemos un aspecto que a nadie se le puede escapar, estamos ante una capa de personalización procedente de Asia. A pesar de que en los últimos años se ha ido refinando su imagen, contamos con ciertos elementos estéticos y decisiones de funcionalidad (como prescindir del menú de aplicaciones) que evocan claramente recuerdos de versiones anteriores de MIUI. Por suerte, contamos con ciertos aspectos de personalización como los temas o poder descargarnos el POCO Launcher para dejarlo a nuestro gusto. Sin embargo, si venimos de versiones de Android más puras y no hemos tenido contacto con este tipo de capas, puede ser que al principio nos choque un poco, pero nada grave, dado que el funcionamiento en general nos hará olvidar cualquier aspecto negativo de este estilo. 

Autonomía para un día sin concesiones

Redmi Note 8T

En el apartado de la autonomía encontramos un punto bastante positivo. Contando con la nada desdeñable cifra de 4000mAh, así como una capa de personalización bastante conservadora en lo que a la gestión de la energía se refiere, no vamos a tener problema alguno en alcanzar la jornada de uso intensivo, así como podemos alcanzar poco más que un día y medio sin tener que pasar por el cargador si nuestra exigencia es algo menor. Sin duda, este es uno de los puntos positivos con los que contamos en un móvil así de grande, que puede alojar una mayor batería en términos de amperaje, dotándonos de una autonomía más que suficiente para la gran mayoría de los usuarios. En cifras, si le damos bastante caña al terminal, obtendremos un tiempo de pantalla encendida sobre unas 7 horas. Esta cifra disminuye si pretendemos estirar el uso hasta el día y medio o los dos días, pero podremos movernos sobre las 4:30 sin ningún tipo de problema.

Redmi Note 8T

Además de esto, contamos con la posibilidad de cargar nuestro terminal con una carga rápida de hasta 18W, empleando el standard Qualcomm Quick Charge 3.0, con el que contamos en el cargador que viene incluido en la caja. Utilizando este, podremos cargar los 4000mAh de la batería en menos de dos, pudiendo contar con 30-40% de batería tras una media hora e carga, lo que nos puede sacar de más de un apuro, teniendo en cuenta que es compatible con cualquier cargador que cuente con la tecnología de Qualcomm para este Redmi Note 8T.

Cuatro cámaras más que versátiles

Estamos ante uno de los apartados más completos del terminal. Siguiendo un poco la tónica de los anteriores apartados, el Redmi Note 8T se puede denominar como un terminal redondo, que cuenta con una versatilidad tremenda en lo que al apartado fotográfico se refiere. Esta versatilidad, sin embargo, no puede ser entendida como que el terminal es completamente sobresaliente en todo lo que ha resultado fotográfico se refiere, pero cumple por encima de lo que nos esperaríamos encontrar en un terminal de esta gama de precio.

Por parte del sensor principal de este Redmi Note 8T, contamos con un Samsung S5KGM2, de 48MPX, con una apertura f/1.79. Probablemente, el contar con esta cifra de MPX no es más que un ejercicio de márketing dado que, salvo que disparemos de manera explícita en este modo, de manera predeterminada contaremos con fotografías disparadas en 12MPX. Cumpliendo la tónica imperante en los últimos tiempos con respecto a la fotografía diurna, estamos ante un móvil que tiene un desempeño muy bueno en lo que a este área se refiere, sin que exista problemas de definición ni de color, algo que en los últimos años hemos visto como ha ido desapareciendo de manera progresiva. Además de este sensor principal, contamos con otros dos sensores de la compañía Omnivision para el modo macro y el gran angular, así como un cuarto sensor de apoyo para el cálculo de la profundidad en el modo retrato.

Cuando empleamos el modo nocturno, vemos como las fotografías mejora en cierta medida con respecto a realizar la misma captura sin el mismo. Sin embargo, no estamos ante un resultado casi milagroso como hemos podido ver en algunos terminales de precio bastante superior (llegando a sacar incluso más luz de la que se podía apreciar en la propia escena, sin que se traduzca en un incremento del ruido), pero sí estamos ante una mejora considerable, que podrá ir siendo pulida por la compañía en futuras actualizaciones del sistema, por lo que aún no ha llegado a su techo técnico.

Fotografía tomada con el modo 48mpx en condiciones nocturnas
Misma fotografía tomada con el modo noche activado
Fotografía tomada en el exterior en condiciones nocturnas con iluminación artificial

Si hablamos de los sensores auxiliares con los que cuenta este Redmi Note 8T, comenzando por el modo retrato, vemos que el terminal presenta un efecto bastante logrado, llegando a parecer bastante natural en la gran mayoría de las ocasiones. Sin embargo, cuando las condiciones lumínicas comienzan a flaquear, sí que es cierto que este comienza dejar de ser tan efectivo, pudiendo llegar a aparecer el temido efecto acuarela si las condiciones se complican en exceso. A pesar de todo esto, podemos decir que el resultado en líneas generales es bastante bueno, una vez más, contextualizando con su precio. Sin embargo, Xiaomi/Redmi necesita pulir un poco más ese postprocesado. Por parte de los modo Gran Angular y Macro, estamos ante unos añadidos más curiosos que funcionales. Ambos reflejan una buena calidad en lo que a resultado final se refiere, pero no estamos ante unas fotografías que asombren ni mucho menos, se trata de fotografías correctas, acordes con el precio del termina. A pesar de todo esto, son lentes interesantes, a las que sin duda un aficionado a la fotografía móvil podrá sacarle mucho partido. Eso sí, en este conglomerado de cámaras se echa en falta un teleobjetivo, que puede ser más útil en el día a día.

Pasando ahora a la cámara frontal, estamos ante un sensor de la compañía Omnivision, concretamente el Omnivision OV13855, de 13MPX y apertura f/2.0. El resultado que este nos ofrece es bastante bueno, de manera similar a lo que ocurre con el sensor Samsung para la cámara principal, flaqueando cuando la luminosidad comienza a caer. En la gran mayoría de los escenarios, estaremos ante un resultado más que decente, pudiendo llegar a realizar selfies en un gran número de condiciones. Además de esto, contamos con un buen modo retrato, que perfila de manera similar a lo que lo hace la cámara trasera, esta vez 100% software.

Por parte de la grabación de vídeo, contamos con un sensor que puede grabar hasta en resolución 4K y emplear modos como la cámara lenta en hasta 240fps. Sin embargo, a pesar de contar con esta variedad de modos, echamos en falta un estabilizador óptico de imagen, algo esperable para un terminal situado por debajo de la barrera de los 200€, pero que nos hubiese gustado contar con esta grata sorpresa. El resultado que podemos obtener en líneas generales en este apartado es bastante bueno, llegando a sorprender por la calidad de las tomas realizadas con el terminal aunque, como ha sido una constante a lo largo de esta review, lejos de los mejores.

Finalizando con el recorrido por el apartado fotográfico, estamos ante un terminal muy versátil en todo lo que hace, obteniendo un resultado muy redondo, que no lo hace palideces ante ninguno de sus rivales en esta gama de precio, llegando a parecer por momentos un terminal de una gama muy superior a la que estamos tratando.

Además de las fotografías tomadas con el dispositivo que hemos ido adjuntando a lo largo del apartado fotográfico, podéis echarle un vistazo al resto de las mismas sin compresión alguna en el enlace a Flickr.

Conectividad por todos lados en este Redmi Note 8T

A diferencia de la tónica que va siendo más y más habitual en los últimos años en terminales de gama más alta, contamos con un poco de todo tanto en lo que a conexiones inalámbricas como a conectores físicos se refiere. A nivel de antenas, contamos con conexión 4G, compatible con todas las bandas de España, Bluetooth 4.2 Low Energy, WiFi 5G, GPS, A-GPS, BEIDOU, GLONASS y NFC. Lógicamente, no contamos aún con conectividad 5G, pero con respecto al resto, contamos con prácticamente de todo. Además de esto, contamos con un emisor infrarrojos, para poder controlar aparatos como TV o equipos de aire acondicionado de manera remota, algo que es ya una costumbre en Xiaomi/Redmi. 

Redmi Note 8T

A nivel de conectividad física, contamos con USB Tipo C para la carga y transmisión de datos, así como un Jack de 3.5mm para el conector de auriculares, toda una rara avis en los tiempos que corren. Por parte de la ranura para MicroSD y Tarjetas NanoSIM, vemos que Redmi no ha hecho ningún tipo de concesiones, equipando un bandeja triple, en la que podemos contar con dos tarjetas NanoSIM y una tarjeta MicroSD a la vez, sin tener que renunciar a ninguna de ellas, como se tenía que hacer hasta no demasiado con las bandejas híbridas. 

Resultado de imagen de mi remote

Tal como vemos, contamos con un poco de todo en lo que a conectividad se refiere en este Redmi Note 8T, sin ningún tipo de ausencia flagrante, siendo una de las opciones más equilibradas dentro de la gama media, sin tener que prescindir de ningún tipo de conexión inalámbrica o física, contando con algunos añadidos interesantes como podría ser el emisor de infrarrojos, que nos permitirá controlar TV, aparatos de aire acondicionado y toda clase de elementos que funcionen con este tipo de control, de manera sencilla desde nuestro smartphone.

Conclusiones de este Redmi Note 8T

Estamos ante un terminal que nos ha resultado un agradable descubrimiento. A nivel del conjunto especificaciones-rendimiento-precio, estamos ante un dispositivo totalmente redondo que, por el rango de precio, no existen muchas pegas que achacarle, más allá de las referentes a su construcción (tamaño, peso, lo resbaladizo de su trasera y lo que sobresalen las cámaras) y alguna ausencia como la del LED de notificaciones, que se hace un poco impensable, debido al tamaño del terminal.

Probablemente, estamos ante el terminal más redondo de esta gama. Sí, probablemente no será el mejor ningún apartado concreto, pero no desentona en ninguno. Estamos ante un smartphone que se sitúa sobre los 170-180€ en esta versión que hemos podido analizar, correspondiente a la de 4GB de memoria RAM y 64GB de almacenamiento que, a nuestro juicio, es la más recomendable de las 3 con las que contamos. A título personal, poco después de realizar la primera parte de la prueba, lo adquirí en oferta para mi padre, que necesitaba jubilar su MiA1. Justo a este terminal es al que me ha recordado más en gran variedad de los aspectos, precisamente por ser un terminal tan redondo en la mayoría de los aspectos.

Conoce las novedades del mundo de la tecnología, únete a Club Tech en Twitter Facebook Telegram

avatar
  Suscribete a las respuestas  
Notificar...