Hace poco os hablábamos de un terminal de la marca estadounidense Blu, concretamente el Blu Vivo X, que venía a pelear en la más que competida gama media. Este representaba una más que aceptable opción dentro de la misma, a pesar de contar con algunos problemas, como podrían ser su capa de personalización, el precio o la cámara. Sin embargo, suponía una buena opción para aquellos que buscasen algo diferente, sin importar el sobreprecio sobre otras opciones a priori mejores.

En esta ocasión nos encontramos ante el que sería su hermano pequeño, el Blu Pure View que, pese a contar con especificaciones relativamente buenas sobre el papel, no ha convencido en absoluto para lo que se esperaba del mismo. Pantalla 18:9, procesador Mediatek Octa Core (aunque fuese el ya bastante antiguo 6753), 3GB de RAM y 3000mAh, ¿Qué ha podido salir mal? Lo veremos a continuación.

Blu Pure View, especificaciones de gama baja-media con alma de gama media.

Tal como podemos ver, estamos ante un terminal encuadrado en lo que denominaríamos gama baja-media, con detalles que lo hacen acercarse mucho más a la segunda que a la primera, aunque algunos aspectos como el procesador lastran mucho esta categorización.

Diseño152.4 x 71.7 x 8.1 mm
184 gCuerpo plástico con aspecto acristalado
PantallaIPS LCD 5,7 Pulgadas18:9 HD+ (1.440 x 720p)

Corning Gorilla Glass 3

ProcesadorMediatek MTK6753Mali-T720MP2
Memoria RAM3 GB
Memoria interna32 GB Ampliable mediante MicroSD
SoftwareAndroid 7.0 Stock
Cámara TraseraUn único sensor de 13 MP (1/3″, 1.12µm), con flash LED
Cámara FrontalDual: 8 MP (1/4″, 1.12µm), con flash LED
Batería3000 mAh
ConectividadDual Sim híbrida, 4G LTE, Wi-Fi 802.11 a/b/g/n, Wi-Fi Direct, Bluetooth 4.0, GPS/Glonass/Beidou, MicroUSB, minijack, lector de huellas.
Precio139 € en su tienda oficial

 

Como hemos dicho antes, se trata de un terminal entre dos aguas, en el que aspectos como el resultado que da el ya vetusto MT6753 y el rendimiento de la batería lastran en exceso.

Diseño, plástico con alma de cristal

En el momento que ponemos los ojos sobre el terminal, justo al salir de la caja, vemos como la intención del fabricante ha sido clara, a pesar de contar con las limitaciones obvias referentes al precio. Estamos ante un terminal construido en plástico, algo notable desde el primer instante, pero que da unas buenas sensaciones en mano, recordando a la terminación en cristal de algunas propuestas de la competencia. Eso sí, a pesar de lo bonito que resulta el acabado “acristalado”, resulta casi imprescindible

Además de esta construcción en plástico, destaca su chasis metálico, del que sí diría que la unión con el cuerpo de plástico es mejorable, debido a que llega a molestar ligeramente si pasamos la mano por el mismo, pero nada que sea tremendamente incómodo, más aún teniendo en cuenta la gama ante la que nos encontramos.

En esta parte trasera de plástico destacan tres elementos, además del logo de la marca, el sensor de huellas, el flash LED y el único sensor trasero (sí, pese a la moda de incorporar dos en este tipo de gamas, contamos con uno solo, y menos mal). Por parte del sensor de huellas, estamos ante un elemento que incluso podríamos tildar de prescindible, debido a que falla mucho más de lo que nos gustaría, a pesar incluso de cerciorarse de colocar bien el dedo en el mismo.

En general, estamos ante una construcción muy elegante y correcta, en lo que podríamos entender como un estándar para este tipo de gamas. Sin embargo, sí podríamos puntualizar algunos aspectos como la unión del chasis metálico con el cuerpo de plástico.

Pantalla

Estamos ante un panel con tecnología IPS, de 5,7″ de tamaño y resolución HD+(1440X720P), con una proporción de pantalla de 18:9 y un ratio pantalla/cuerpo del 75,5%. Al igual que ocurría con su hermano mayor, aunque pueda parecer que la resolución se hace escasa, debido a que con esta diagonal de pantalla nos arroja una densidad de 282.45 píxeles por pulgada, el caso es que estamos ante un buen panel con respecto a lo que esperaríamos encontrar en esta gama, que arroja una paradójica buena definición en la gran mayoría de escenarios y qué, solo flaquea un poco cuando hablamos de leer textos de reducido tamaño, cosa que no hacemos la gran mayoría del tiempo.

Con respecto a la calidad del panel propiamente dicho, estamos ante un panel razonablemente bueno para la gama de precio donde nos movemos, destacando sobre todo la interpretación que hace por defecto de los colores, bastante cercana a la realidad. Destaca, además, el redondeado de los bordes de la misma (dando un aspecto redondeado, no siendo curvos como en un Samsung Galaxy S9), que proporciona un aspecto más premium al dispositivo.

Para finalizar, con respecto al brillo máximo y sus ángulos de visión, estamos ante un terminal cuyo brillo máximo se hace suficiente para poder utilizar el terminal en condiciones exteriores, además de contar con un brillo mínimo bien calibrado. Eso sí, el sensor de luminosidad se vuelve un poco loco a veces, arrojando una iluminación no muy adecuada durante unos segundo. Los ángulos de visión son correctos, pudiendo visualizar contenido de una forma eficiente en la gran mayoría de situaciones.

En definitiva, estamos ante un buen panel, sin demasiados alardes, que nos permitirá disfrutar del contenido que visualicemos en nuestro terminal de forma satisfactoria, siendo uno de los mejores puntos del terminal con diferencia, donde no palidece ante propuestas de la competencia.

Rendimiento y software

Como centro neurálgico de este terminal encontramos el más que conocido Mediatek MT6753, un procesador Octa Core que lleva con nosotros desde 2015. A pesar de que este terminal cumpliría sobre el papel con la gran mayoría de las necesidades básicas de un usuario de forma satisfactoria, en la práctica esto no ha sido así. Sí es cierto que el terminal puede con todas ellas sin despeinarse (le pesa un poco el culo cuando la exigencia gráfica abunda), pero nos encontramos con un monumental problema, el sobrecalentamiento.

Software Blu Pure View

Y es que, a pesar de contar con un procesador vetusto pero solvente, el calentamiento del dispositivo ante la tarea más mundana, como reproducir vídeos en Youtube a 720p, se hace muy evidente y molesto para el usuario, y manifestándose en un consumo desmesurado de la batería del terminal y la anteriormente citada caída en el rendimiento, debido al Thermal Throttling que el procesador sufre para poder refrescarse.

El cuerpo plástico tampoco ayuda a que este calor se disipe de forma totalmente correcta, por lo que estamos ante un problema que podría tener solución a nivel de software (ansiaba que llegase alguna actualización que solucionase este problema durante el tiempo que he estado probando el terminal, pero esto no ha sido así), pero mucho nos hace temernos que no será así.

Con respecto al software, a diferencia del Blu Vivo X, esta vez contamos con Android 7.0 prácticamente stock en lo que a su aspecto se refiere. Esto nos proporciona un rendimiento general bueno mientras nos movemos por la misma, aunque esto deja de ser así en el momento que aparecen los problemas de calentamiento anteriormente citados. Sin embargo, sí es cierto que contamos con bloatware preinstalado, que en ocasiones deja desinstalar y en otras no, aunque con los 32GB de memoria interna no se antoja excesivamente problemático.

En general, estamos ante un apartado muy mejorable, al menos en lo que a la unidad que ha llegado a nuestras manos respecta, debido a notorios problemas, que no sabemos si cuentan con una solución fácilmente aplicable.

Apartado fotográfico

Llegamos, junto a la batería, a uno de los puntos más negros con los que contamos con este terminal. En primer lugar, destacar que no esperaba precisamente grandes maravillas del mismo, debido a la gama de precio donde nos movemos, aunque no miento si digo que esperaba bastante más.

En general, si hablamos del sensor principal, encontramos unos resultados aceptables cuando las condiciones lumínicas son buenas, aunque sí es cierto que hay ocasiones en que las fotos son poco nítidas o resultan movidas, sin tener por qué serlo. Por tanto, estamos ante una cámara pasable a plena luz del sol, pero esto no es así en interiores y por la noche.

La fotografía nocturna y en interiores es otro cantar. En situaciones en las que con otros terminales de gama baja he conseguido defenderme, los resultados obtenidos con este Blu Pure View son totalmente decepcionantes, aún cuando nos centramos en la gama de precio en la que estamos. La presencia de la acuarela, el gran y la falta de nitidez se hacen totalmente patentes, dejando la cámara como meramente testimonial cuando las condiciones lumínicas dejan de ser óptimas.

Por parte de la cámara frontal, encontramos una configuración similar a la analizada en el modelo anterior. Contamos con una lente principal y otra secundaria de gran angular pensada para selfies de grupo, con gran angular. Sorprendentemente, estamos ante un resultado mucho mejor que el de la cámara principal, que sin ser ninguna maravilla, se defiende de forma satisfactoria en la gran mayoría de situaciones. Es cierto que estamos ante un resultado acorde a la gama baja, pero que resulta mucho más digno que el de supuesta cámara principal.

Batería

En lo referente a la batería, encontramos algo que ha sorprendido de forma negativa. A pesar de contar con un procesador algo tragoncete sobre el papel, el hecho de contar con 3000 mAh de batería y una versión de Android bastante stock nos auguraba un rendimiento en la media de otros gama media, rondando el día de uso con una exigencia media, con unas cuatro horas de pantalla activa aproximadamente. Sin embargo,  y volviendo a citar los problemas de sobrecalentamiento como principales culpables, no ha sido lo esperado.

Con un uso ligero, con ciertos momentos puntuales de exigencia moderada, me ha sido bastante complicado pasar de las tres horas de pantalla activa, llegando a tener que recurrir a cargarlo antes de llegar al final del día en numerosas ocasiones. Una vez más, la culpa parece recaer sobre los citados problemas de sobrecalentamiento, que reducen de forma dramática ya no solo la autonomía como en este caso, sino la vida útil de la propia batería.

Por tanto, estamos ante un terminal que solo cumpliría las necesidad de los usuarios menos exigentes en lo que autonomía se refiere, llegando a traducirse en notorio problema en el momento que le pedimos un poco más al mismo. Estamos ante uno de los peores puntos del terminal, donde otras alternativas de la competencia nos proporcionan experiencias mucho mejores en este aspecto, llegando en algunos casos a casi triplicar las cifras de autonomía con baterías similares a la de este Blu Pure View.

Sonido

Con respecto al sonido encontramos más sombras que luces. En primer lugar, si hablamos del altavoz principal, situado en la parte inferior del dispositivo (que probablemente obturaremos al jugar), cuenta con un volumen normal, suficiente para poder escuchar nuestras notificaciones o llamadas. Pero, si hablamos de su rendimiento a la hora de reproducir contenido multimedia, la cosa cambia bastante, dado que estamos ante un sonido no demasiado destacable, tanto por el punto positivo como el negativo, siendo muy plano, y con un volumen no excesivamente alto, aunque se puede entender ante la gama de precio en la que estamos.

Si hablamos de realizar y recibir llamadas (algo que solemos olvidar, aunque estemos hablando de un teléfono), la experiencia es normal, al igual que en su hermano mayor, tanto por el aspecto de la calidad del micrófono como del altavoz superior.

Por otra parte, no contamos con una completa aplicación de radio FM, algo poco entendible en esta gama de precio.

En general, estamos ante una experiencia de audio normal para lo que esperaríamos encontrar en esta gama de precio, no destacando especialmente en lo positivo así como lo negativo, siendo poco más que correcto.

Conclusiones

Estamos ante un terminal que, sobre el papel, apuntaba a un rendimiento superior en términos generales al que hemos podido ver. No sabemos si el problema recae sobre nuestra unidad, pero aspectos como el excesivo sobrecalentamiento y el correspondiente bajón en el rendimiento, así como las cámaras o la irrisoria experiencia con la batería nos hacen no poder recomendar este terminal, debido a la abundante cantidad de terminales que encontramos en esta horquilla de precio que proporcionan una experiencia mucho más acorde al precio que pagamos (aunque este sea tan bajo como 139€).

En cierto modo nos da pena ver los notorios problemas con los que cuenta este terminal, teniendo en cuenta que ofrecía algunos elementos interesantes, como un diseño cuidado o los bordes de las esquinas redondeadas, más cuando venimos de analizar el Blu Vivo X, que sigo reiterando que me parecía una buena toma de contacto de la compañía con este mercado. No sabemos si se trata de un problema puntual de esta unidad o si se solucionará con futuras versiones del software del terminal, pero los aspectos anteriormente nombrados nos hacen pensar en otras alternativas en esta gama de precio.

Puedes encontrar este terminal disponible en la página web de Blu, a un precio de 139€.

¿Qué te parece el terminal de la marca Blu?

Cuéntanos tu opinión.

Si tienes Telegram y no te quieres perder ninguna de nuestras noticias, únete a nuestro canal: Telegram ElCamioneroGeek.es

 

Puede que te guste: Review Blu Vivo X, un terminal venido desde Miami

avatar
  Suscribete a las respuestas  
Notificar...