VANT ULTRAMOOVE-S

A la hora de escoger un PC, especialmente un portátil, todo son dudas. Motivado por el elevado número de componentes y fabricantes que podemos escoger, lo que se traduce en un maremágnum de datos, incomprensible para el grueso de los mortales. Sin embargo, existe un determinado aspecto en el que hay un menor margen de maniobra. Se trata del sistema operativo, en el que Windows reina con mano de hierro, seguido MacOS. Linux, a pesar de su lento pero constante avance, no representa una opción plausible para el gran público, por el difícil acceso a equipos que lo porten out-of-the-box. Ahí es donde entran compañías como VANT, que representan la resistencia ante la tónica dominante y que nos ofrecen alternativas 100% compatibles con Linux, como el Ultramoove-S que os traemos hoy.

Introducción y ficha técnica del VANT ULTRAMOOVE-S

Más de una persona con la que he comentado acerca de comprar un equipo específico para Linux me ha esgrimido la siguiente pregunta: ¿No te saldría más rentable comprarte un equipo de un fabricante tradicional e instalar Linux por tu cuenta?. A priori, es una pregunta bastante sensata, que incluso podría parecer una opción ganadora, por el precio al que fabricantes tradicionales ofrecen algunos de sus equipos, por el volumen de ventas que manejan. Sin embargo, cuando te compras un equipo con Windows y quieres instalar Linux, estás ante una auténtica partida de ruleta rusa. Puede ocurrir que instales tu distribución favorita de Linux y todo funcione a la primera. En ese caso, ¡Enhorabuena!, estás ante un equipo compatible. Aunque esto no suele ser la tónica habitual.

En mis propias carnes he vivido el instalar Ubuntu o Manjaro y que no me funcione el touchpad, el WiFi o, en el peor de los casos, la propia pantalla. Es aquí donde entran en juego compañías como VANT, que te garantizan que los componentes con los que se equipan sus ordenadores son 100% compatibles con Linux, nada más sacarlos de la caja. Esto no hace que dejen de ser compatibles con Windows, ni mucho menos, siendo una de las opciones con las que se puede adquirir el PC.

Como sujeto de pruebas para este análisis tenemos el VANT ULTRAMOOVE-S, un Ultrabook fabricado en aluminio, con un equilibrio muy interesante entre precio y prestaciones. Las especificaciones de la unidad examinada en este análisis son las siguientes:

  • CPU: Intel i5 8265U (posibilidad de escoger i7-8565u)
  • GPU: Intel HD Graphics UHD620 con tecnología Intel Dynamic Video Memory, compatibilidad con DirectX12 y OpenGL4.4 y soporte de hasta 3 monitores
  • RAM: Un módulo de 8GB DDR4-2400 (contando con dos zócalos y configuraciones desde 4 a 32GB)
  • Almacenamiento: SSD 480GB Kingston A1000 m.2 NVMe (con una bahía 2.5mm libre)
  • Pantalla: 14″ FullHD (1920 x 1080) con superficie mate anti-reflejos
  • Puertos: 1 x USB3.1 type-C (ThunderBolt 3), 2 x USB3.0, lector de tarjetas SD, HDMI, miniDP, Jack de 3.5mm para auriculares y micrófono y ranura para nanoSIM.
  • Sonido: Altavoces Estéreo
  • Teclado en Español retroiluminado y Touchpad con capacidad para gestos
  • Conectividad: Ethernet Gigabit + Intel Wireless-AC 9260NGW + Bluetooth 5.0
  • Webcam: 720p con micrófono
  • Batería: Smart Ion-Litio de 36Wh (4 celdas)
  • Cargador de 40W
  • Dimensiones: 329 x 228 x 12~19 mm
  • Peso: 1,45Kg
  • Sistema operativo: Linux o Windows (con sobrecoste por la licencia) a escoger

Tal como podemos apreciar echando un ojo a la lista de especificaciones, estamos ante un equipo muy equilibrado en los diversos aspectos, contando con un generoso número de puertos, algo que escasea a día de hoy. Dicho esto, procedamos a analizar el equipo en profundidad.

Pantalla

Comenzando por el elemento principal de interacción con el equipo, vemos un buen panel de 14”, con resolución FullHD. El equilibrio entre tamaño y resolución hacen que nos podemos desenvolver en cualquier escenario de una manera más que solvente. Además de esto, otros parámetros como el brillo máximo y la calibración del color del mismo son más que correctos, siendo un equipo apto para el trabajo en exteriores, aspecto que se potencia con el tratamiento anti-reflejos con el que cuenta el panel.

En general, nos encontramos con que el panel de este VANT ULTRAMOOVE-S se encuentra ligeramente por encima de la medida de lo que estamos acostumbrados a ver en este tipo de rangos de precio, que nos servirá para ejecutar cualquier tarea de una manera eficaz, sin que el brillo o el color sean un problema. Además de esto, podemos proyectar la imagen a alguna pantalla externa por medio de los puertos HDMI y miniDisplayPort con los que cuenta el equipo, pudiendo llegar a tener un setup con el VANT y dos pantallas más.

Sonido

En este VANT ULTRAMOOVE contamos con un par de altavoces estéreo situados en la parte inferior del equipo, que suenan de manera correcta, sin grandes aspectos para destacar tanto en lo positivo como en lo negativo. El sonido se presenta de una manera correcta, con equilibrio acertado entre graves y agudos, con cuerpo. A nivel de volumen contamos con elevado espectro, que va desde un sonido muy bajo, casi inaudible, hasta uno sonido que llega a ser demasiado alto, por volumen y porque empieza a distorsionar el audio, haciendo que la calidad de la experiencia auditiva decaiga de manera considerable.

Por otra parte, el sonido mediante el Jack de 3.5mm y el bluetooth es bastante bueno, en la línea de lo que esperábamos, sin que se encuentren cortes extraños ni se presente ruido de fondo en exceso cuando empleamos los auriculares inalámbricos. Además de esto, destacar que el equipo cuenta con dos Jack de 3.5mm, uno para la salida de auriculares y otra para la entrada de micrófono.

Teclado y touchpad

Estamos posiblemente ante uno de los puntos que más me ha gustado de la experiencia con este equipo. Contamos con un teclado completo (sin teclado numérico, eso sí) adaptado perfectamente a la distribución española. Las teclas tienen un recorrido muy bueno, así como la separación entre las mismas en más que adecuada lo que sumado a la retroiluminación, hace que estemos ante un equipo todoterreno en ese sentido, pudiendo estar horas y horas tecleando de manera cómodo, pudiendo adaptarse a cualquier uso que le exijamos. Como dato curioso, contamos con una tecla “Windows” adaptada al escenario de uso al que responde este equipo, sustituyendo el logo del sistema operativo de Microsoft por Tux, el pingüino de Linux.

Por otra parte se encuentra el Touchpad, que no hace gala de las mismas sensaciones que su vecino el teclado. Sí, contamos con un panel compatible con gestos y scroll que responde de una manera correcta al tacto, pero con el que tendremos que hacernos mediante cierto aprendizaje, toqueteando incluso la calibración de la sensibilidad del mismo. No es algo que deba preocuparnos en exceso o que nos vaya a forzar a utilizar un ratón usb, pero es algo a tener en cuenta que el Touchpad no se encuentra a la altura del teclado. Por supuesto, no se trata de un mal Touchpad, pero desentona un poco del conjunto.

Autonomía

En la autonomía encontramos el punto que menos me ha gustado de este VANT. Estando ante un Ultrabook, me esperaba contar con un punto extra de la misma. Contamos con una batería Smart Ion-Litio de 36Wh de 4 celdas, que nos proporciona una autonomía sobre unas 3 horas en un uso continuado mixto, pudiendo llegar a las 3:30’ si estiramos parámetros como el brillo o la conectividad y reduciéndose hasta las 2:40-45’ si hacemos un uso totalmente intensivo del equipo. Esta batería la recargaremos con el compacto cargador de 40W que nos incluye el equipo en la caja, lo que hace la carga suficientemente rápida para la gran mayoría de los escenarios que se nos puedan presentar.

Tal y como hemos comentado previamente, no es que se trate de una mala autonomía si tenemos en cuenta el conjunto del equipo, ni mucho menos, pero el VANT ULTRAMOOVE-S se encuadra dentro de la categoría de los Ultrabooks, que hacen gala de dos aspectos fundamentales, como son la portabilidad y la autonomía, siendo esta última la que no se encuentra acorde a este tipo de equipos. Sin embargo, si valoráis la portabilidad y en vuestro entorno de trabajo os podéis apañar con esta autonomía o contáis con una toma de corriente cerca, este equipo sigue siendo muy recomendable para vosotros. Si por el contrario la autonomía extensiva es un factor decisivo para vosotros, este no es vuestro equipo.

Rendimiento

Aquí entramos en el punto más importante sin lugar a dudas del equipo. Contar con un procesador como el Intel i5 8265u junto con un SSD y 8GB de memoria RAM nos proporciona un rendimiento solvente en la mayoría de los escenarios. Si hablamos de tareas de ofimática (empleando suites como Microsoft Office o LibreOffice) y navegación, no encontraremos ningún tipo de problema, desenvolviéndose el equipo como pez en el agua. Por parte de la reproducción de contenido multimedia, tampoco encontramos ningún tipo de problema, dado que este equipo tiene potencia de sobra para ejecutar vídeo en resolución 4K (a pesar de que la resolución del panel es FullHD)

Conforme vamos subiendo el nivel de exigencia, observamos que el equipo sigue siendo solvente, pudiendo usarse para emplear programas de edición de vídeo o de gestión de bases de datos (como SPSS), sin que el rendimiento se haga problemático. Además de esto, el equipo cuenta con potencial elevado para el multimedia, siendo idóneo para la edición audio, esencial para el desarrollo del Podscasting.

Eso sí, existe un punto donde flaquea este equipo a nivel de rendimiento. Al no contar con tarjeta gráfica dedicada (contamos con la Intel UHD 620 integrada), el Gaming se hace prácticamente imposible dentro de los estándares actuales. Sí que es cierto que esta es capaz de ejecutar un amplio catálogo de juegos populares, como podría ser CS:GO o League of Legends, pero el nicho del Gaming en este equipo radica en juegos indies, juegos menos exigentes a nivel gráfico y juegos retro, con los que se defiende con soltura.

A nivel de rendimiento por sistema operativo, hemos probado el equipo con varias distribuciones de Linux (Ubuntu, Ubuntu Budgie, Deepin, CloudReady y Manjaro) y con Windows. Con ninguna de las mismas hemos encontrado ningún tipo de problema de compatibilidad o rendimiento más allá del software de Linux a Windows y viceversa, algo lógico y que propuestas como WINE subsanan en parte en Linux.

Por tanto, a modo de conclusión de este apartado, estamos ante un equipo todoterreno, que cuenta con un rendimiento solvente en un elevado número de escenarios y que cuenta con la virtud de poder instalar el sistema operativo que nos plazca, sin que esto suponga un problema a nivel de rendimiento o compatibilidad.

Conectividad y puertos del VANT ULTRAMOOVE-S

Estando ante un dispositivo orientado a la portabilidad, es obvio que este apartado se encuentra en el punto de mira dentro de un análisis. Contamos con conectividad inalámbrica por medio de WiFi AC, Bluetooth 5.0 y conectividad 4G LTE, así como con un puerto RJ-45 de formato reducido. Dentro de este campo, contamos con una variedad de conexiones que nos permiten estar conectados en cualquier circunstancia.

A nivel de conectividad de internet, no he tenido ningún tipo de problema empleando tanto el Wifi como el 4G, siendo la cobertura en ambos casos más que correcta, permitiéndome conectarme a las redes con las que habitualmente trabajo, así como detectar alguna más que no suele aparecer en mi PC y sí en este VANT. El hecho de contar con una ranura para una tarjeta SIM y poder usar los dato móviles aporta un plus para el trabajo en exteriores, que nos puede suponer la diferencia entre poder y no poder trabajar. Por parte del Bluetooth, la calidad de la conexión es muy buena, no teniendo ningún corte extraño de la señal ni latencia más allá de la propia del dispositivo en cuestión.

Además, contamos con un buen número de puertos que comienzan a escasear en las propuestas de otras compañías, como la ranura para tarjetas SD o los puertos USB (siendo uno de ellos Type-C, con tecnología Thunderbolt, que garantiza una elevada velocidad de transferencia). El equipo en sí está muy bien equipado en este aspecto, puedo incluso ampliar la misma si contamos con un Dongle Type-C, aunque por lo general no será necesario, al contar con la gran variedad con la que se presenta el VANT.

Conclusión final del VANT ULTRAMOOVE-S

En líneas generales, estamos ante un Ultrabook bastante redondo, que hace de ser 100% compatible con Linux su principal virtud, aunque no la única. Contamos con algunos aspectos a destacar positivamente y negativamente de este VANT, pero primero entraremos en el precio. La versión que hemos analizado en esta review se puede encontrar por unos 687€ en la web oficial de la compañía. Se trata de un precio acorde a las características que ofrece, siendo similar a lo que se puede encontrar en el mercado.

Cabe destacar que dentro de este precio se nos incluye el equipo, perfectamente embalado, el envío, el canon digital, un maletín cortesía de VANT y la instalación de la distribución Linux que queramos, así como un Pendrive USB de recuperación de la misma si fuese necesario. Fuera de este precio queda la licencia de Windows, que podemos adquirir, incrementando el precio más de 100€ o utilizar una que ya tengamos previamente.

Si podemos obviar los principales puntos negativos en nuestro uso (principalmente el de la autonomía), estamos ante un equipo totalmente recomendable, que será capaz de satisfacer las necesidades de la gran mayoría de usuarios. Personalmente, me he encontrado muy cómodo durante el tiempo de este análisis con el equipo de VANT, no echando de menos mi Huawei Matebook D en ningún momento. Desde luego, se trata de un equipo que recomendaría sin lugar a dudas, especialmente de cara a esta campaña navideña. Desde Clubtech os mantendremos informados al respecto de novedades de la marca.

Conoce las novedades del mundo de la tecnología, únete a Club Tech en Twitter Facebook Telegram

avatar
  Suscribete a las respuestas  
Notificar...