vpn

En los últimos años, hemos visto como se han ido aireando todo un elevado número de escándalos referentes a la privacidad. Primero el de Cambridge Analytica, auspiciado por Facebook (que acabó con Mark Zuckerberg declarando ante el congreso de los EEUU), hasta uno de los más recientes, que involucra directamente a los Google Assistant, Amazon Alexa y, casi por extensión, a la gran mayoría de los asistentes virtuales. Además de esto, vemos como salen a la luz casos referentes a bloqueos o boicots por parte los ISP (operadores de telefonía) a determinadas páginas webs, debido a motivos de Copyright o intereses políticos. No es por tanto de extrañar el auge de las VPN, tanto de pago como gratuitas. En este artículo os vamos a desgranar un poco toda el aura de misterio que envuelve este tipo de servicios.

Te puede interesar: Las mejores VPN Gratuitas

¿Qué es una VPN?

Resultado de imagen de VPN

Una VPN (Virtual Private Network, por sus siglas en inglés) se puede definir de manera sencilla como un túnel virtual, que comunica el tráfico web de un ordenador con el de una red local, encriptando esta información para el resto de los potenciales observadores antes de llegar a la misma. Dicho de otra forma, nos permite ocultar nuestro tráfico web ante instituciones como el estado, nuestro ISP o cualquier otra parte que pudiese acceder a la información (mediante un ataque Man-In-The-Middle, por ejemplo) en los pasos intermedios entre nuestro ordenador y nuestro proveedor de VPN.

Resultado de imagen de VPN

¿Quiere decir esto que nos haremos invisibles o anónimos ante cualquiera en internet? No, eso, en principio no sería posible mediante una conexión VPN (para ello deberíamos de recurrir a otras alternativas como Proxys o la red TOR). Tenemos que pensar que, aunque nos evitemos las censuras de nuestro proveedor de internet o de nuestro estado o institución, la información que enviemos y recibamos mediante este tipo de redes estará en posesión de nuestro proveedor de VPN, por lo que este podría (sobre el papel, en principio esto no ocurre), censurar a su libre albedrío. Por tanto, resulta de vital importancia escoger un proveedor de VPN que establezca en sus Términos y Condiciones de servicio que no almacena esos datos, siendo muy precavidos con la procedencia e intenciones de dicha red. En siguientes artículos os propondremos varias alternativas al respecto, pero, antes pasemos a desgranar algunos ejemplos de uso para una VPN.

¿Cómo funciona una VPN?

Haciendo un resumen corto acerca de los diversos servicios de VPN del mercado, el funcionamiento es bastante sencillo. En la mayoría de estos servicios, contaremos con una lista de servidores, encuadrados estos en diferentes puntos del mundo, de los que seleccionaremos uno y, desde ese momento, nuestro tráfico proveerá (de cara a quién intente auditarnos) de ese país, con un IP diferente a la que realmente tendríamos en nuestra red real.

Resultado de imagen de VPN china firewall

En función de la VPN que escojamos, podemos contar con una selección de servidores, situados en puntos estratégicos del mundo (normalmente las capitales de los diversos países), aunque esto puede incrementarse en función de la que se contrate. Por ejemplo, existen algunos servicios que incluyen servidores específicos para realizar un tipo de acción concreta, optimizando latencias y velocidad de las mismas con respecto al resto de servidores del mismo proveedor. Por ejemplo, podemos encontrar servidores optimizados para Gaming, para el Streaming o para las descargas mediante Torrent, destacando alguno de los más notables.

Primer escenario de uso: Encriptar tu información

Resultado de imagen de pRIVACIDAD

El primer caso de uso para una VPN es bastante sencillo y lo hemos desgranado previamente. Nos serviría para poder esconder la procedencia de nuestro tráfico ante instituciones y estado, algo que nos podría venir muy bien para evitar las sanciones que se producen en países como Alemania por descargar contenido protegido con derechos de autor (aunque incluso este haya caducado ya, debido que pasase el tiempo necesario para ello) o los más recientes intentos de extorsión por parte de algunos bufetes de abogados españoles por descargar contenido protegido empleando Torrent.

Resultado de imagen de VPN

En resumen, estamos hablando de que, en este primer caso, estaríamos empleando el servicio para ocultar nuestra identidad ante, por ejemplo, nuestro ISP. Existen VPN que cuentan con servidores específicos para la descarga de archivos, por lo que podríamos emplearlos para este cometido. Aunque el proveedor no cuente con un servidor dedicado a ello, podemos emplear el que estimemos para ello, aunque puede ocurrir que la velocidad no sea el 100% de la que nos llegase a nuestro equipo sin la VPN.

Resultado de imagen de tORRENT

Cabe destacar que, ante este supuesto que hemos desgranado, puede aplicarse tanto a nuestro ordenador como a nuestro móvil o Tablet, siempre que el proveedor cuente con una aplicación en la plataforma en cuestión y/o permita instalar manualmente un perfil de VPN. Además de esto, algunos routers permiten la instalación de estos perfiles, implementando así esta encriptación desde el primer punto de acceso, por lo que puede ser una alternativa interesante para aquellos que quieran maximizar su privacidad.

Segundo escenario de uso: Acceder a páginas webs restringidas

Resultado de imagen de VPN china firewall

A pesar del auge que están experimentando este tipo de redes VPN en los últimos años por los escándalos de privacidad, no son nuevas ni mucho menos. Anteriormente, estas se habían empleado para burlar el bloqueo regional presente en determinados países (ya sea por temas referentes a la censura proveniente del estado o a la limitación por aspectos relacionados con el Copyright).

Tradicionalmente, el mayor bloqueo de este estilo que se había tratado de burlar mediante las VPN había sido el Gran Firewall de China (llamado oficialmente Proyecto Escudo Dorado), que censura contenidos no aprobados por el estado y vigila a los usuarios que utilizan las redes chinas. Este es el sistema más sofisticado que existe referente a la censura de contenidos y servicios, aunque no es el único, suele utilizarse como una prueba de fuego para las VPN, enorgulleciéndose si son capaces de superarlo.

Resultado de imagen de NETFLIX usa

Por otra parte, otro de los usos que se le da a las VPN en lo referente a bloqueos regionales, es el de acceder a contenidos a los que, de una determinada manera, no podríamos acceder desde nuestro país. Por ejemplo, acceder a series exclusivas de Netflix en un determinado territorio. Otro de los usos que se asocia con esto podría ser el contratar algunos servicios (como Netflix, Spotify, Youtube Premium o F1TV, entre otros), especialmente referentes a contenido multimedia o deportivo, a un precio o condiciones más ventajosas de lo que sería hacerlo en nuestro país (aunque para este último supuesto recomendamos emplear alternativas como Together Price, para compartir una cuenta de tu país, evitando así potenciales problemas).

Tercer escenario: Movilidad

Otro de los usos que podemos darle a nuestra conexión VPN, muy en la línea del primero y del segundo que hemos comentado, sería emplear este tipo de redes en contextos de movilidad, ya sea esta por motivos laborales (o académicos) o por ocio.

Resultado de imagen de wifi abierta

Por ejemplo, en el primero de los casos, hemos visto como el trabajo en estos últimos tiempos se ha visto afectado de lleno por la transformación digital. No es extraño ver cada vez más a gente trabajando desde un CoWorking o desde una cafetería o restaurante de comida rápida. En algunas ocasiones podemos vernos sin conexión de datos suficiente o sin acceso a una red lo suficientemente fiable cerca. Cuando hablamos de este tipo de supuestos, no sería de extrañar que nos encontrásemos algún tipo de red abierta, que podemos no tener más remedio que utilizar. Para este tipo de casos, para subsanar el problema de conectarse a una red sin protección, utilizar una VPN sería nuestra solución, dado que podríamos emplear esa red, pero teniendo nuestros datos a salvo.

Resultado de imagen de viajero movil

Otro contexto interesante referente a la movilidad podría ser el turismo, dado que podríamos estar también sin una conexión WiFi segura cerca o sin datos y el emplear una red abierta sin ningún tipo de problema de seguridad. Además de esto, podremos saltarnos los potenciales bloqueos que pueda tener el país en el que estemos o acceder a servicios de nuestro país que no estén disponibles en el que estemos (como ocurría antaño con Movistar + fuera de España, que impedía la conexión por detectar otro país). Por tanto, estamos ante una herramienta muy interesante para nuestros viajes.

Cuarto escenario: Empresa y educación

Tal como hemos comentado previamente, estrictamente, una VPN nos puede permitir conectarnos a una red local de manera remota, lo que no implica que esta tenga que pertenecer estrictamente a una empresa privada que nos suministre este servicio. Existe otro perfil, más orientado al mundo laboral y académico, que se centra en poder trabajar de manera no presencial como si estuviésemos allí.

Resultado de imagen de Business network

Por ejemplo, a nivel laboral, nos podría servir para acceder a documentos o procesos que, en teoría, sólo fuesen accesibles mediante la red local, pero de manera no presencial, empleando el protocolo VPN para ello. Esto podría servir, de manera complementaria, para utilizarse como una VPN fuera de nuestro país, burlando así (en el caso de estar bien configurada y testada) cualquier bloqueo que nos encontrásemos.

Resultado de imagen de VPN ugr
Esquema de la VPN de la Universidad de Granada (España)

Por otra parte, a nivel de educación, acceder de manera remota a nuestra red educativa puede emplearse para el mismo supuesto que el empresarial, pero añadiendo el poder acceder a la documentación científica que tenga nuestra entidad adquirida, de manera remota y gratuita para nosotros.

Recomendaciones al adquirir una VPN

Aunque en un artículo posterior os hablaremos en profundidad acerca de las diferentes propuestas, os haremos un par de recomendaciones, en materia de consejos, para que vayáis tanteando el terreno de los diferentes proveedores.

Resultado de imagen de Mejor VPN

En primer lugar, una VPN nos tiene que ofrecer desde el primer momento confianza y tranquilidad de que no van a trapichear con nuestros datos. Si veis en los términos y condiciones de servicio cláusulas extrañas y no se hace ningún tipo de mención a como se van a tratar nuestros datos, desconfiad de ese servicio, aunque sea gratuito.

Por otra parte, si buscáis VPN gratuita, intentad recurrir a las pruebas o servicios gratuitos que ofrecen los proveedores de confianza (de los que os hablaremos en profundidad en próximos artículos para no extender este demasiado). De igual modo, para utilizarla de manera esporádica (en un viaje, por ejemplo), también os puede valer la de vuestra institución laboral o educativa.

Resultado de imagen de Mejor VPN

Intentad emplear VPN cuyos orígenes sean lo más transparentes posibles, dado que si no son claros en sus orígenes, pueden infringir la política de protección de datos sin mucho problema, incluso aunque fuese un proveedor de pago.

Conclusiones de las VPN

Elegir una red VPN no es una tarea sencilla, pero sí que es una decisión más que acertada a la hora de proteger nuestra privacidad en internet. Por supuesto, esto no va evitar absolutamente cualquier percance que podamos tener en nuestra vida digital, pero si que pone una barrera más de por medio a la hora de navegar.

En posterior artículos os traeremos una comparativa de los diferentes servicios de VPN, tanto gratuitos como de pago, de la que seguramente despejaréis muchas dudas a la hora de escoger uno. Mientras tanto, permaneced atentos a ClubTech para conocer la actualidad tecnológica.

Conoce las novedades del mundo de la tecnología, únete a Club Tech en Twitter Facebook Telegram

avatar
  Suscribete a las respuestas  
Notificar...