Xbox Series X proyecto scarlett

Hace no demasiado tiempo, Microsoft nos presentó en sociedad su próxima consola, que conocíamos como Project Scarlett. Al menos, un diseño conceptual de misma, que respondía al nombre de Xbox Series X. Su gran parecido con un PC convencional, de formato reducido, hizo correr los chascarrillos por internet, comparándola con toda serie de aparatos, desde un frigorífico a un tostador. Sin embargo, poco más sabíamos de la consola, más allá de las filtraciones que van surgiendo de cara al procesador y otros aspectos técnicos. Desde el foro NeoGAF, se han reportado una serie de imágenes del prototipo actual de la consola, en la que podemos apreciar más detalles al respecto de la conectividad y funciones de la misma.

Xbox Series X, un prototipo que lo deja bien claro

Tal como podemos observar en las imágenes que acompañan estas líneas, la unidad a la que ha tenido acceso el usuario de NeoGAF que ha publicado las fotos lo deja bien claro. Se trata de un prototipo, que responde más a propósitos de desarrollo que a la imagen que tendrá el producto final. Podemos apreciar unas líneas prácticamente calcadas a lo presentado previamente por parte de Microsoft, aunque nos despeja algunas dudas que surgieron en el momento de la presentación.

Tal como podemos apreciar en las fotografías previas a estas líneas, parece que Microsoft no prescindirá del soporte de almacenamiento óptico en esta generación, al menos de momento. Bien es sabido que han tenido acercamientos a este tipo de políticas, como la Xbox One All-Digital, pero parece que, de momento, lo mantendrán con vida.

Además de esta unidad de disco, cuenta con tres puertos USB (3.0 como mínimo, debido a su serigrafía, siendo esto lo esperado), uno frontal y dos traseros, así como el correspondiente puerto HDMI para vídeo y audio, así como un conector S/PDIF para el audio. A su vez, cuenta con un puerto RJ-45 para la conexión de red y el conector para la alimentación. Finalmente, también encontramos un puerto misterioso, que suponemos será utilizado para propósitos de desarrollo, al igual que los diferentes kit de otras consolas hacen.

¿Qué sabemos hasta ahora?

A pesar de que la consola no será lanzada hasta finales de este mismo año 2020, contamos con una serie de detalles hasta el momento que nos dirán como será la estrategia de Microsoft con la misma para esta nueva generación. Por ejemplo, uno de los puntos más importantes, de los que Microsoft parece haberse percatado de su importancia es la retrocompatibilidad. La nueva Xbox Series X será compatible con los juegos de Xbox One, así como con todos aquellos de Xbox o Xbox 360 que han sido adaptados a Xbox One por medio de parches de compatibilidad. Esto nos abre un enorme catálogo que poder disfrutar desde el mismo día de lanzamiento de la consola, aunque habrá que ver de qué manera se implementa finalmente.

Resultado de imagen de Xbox Series X"

Por parte del mando de control de la misma, parece ser que Microsoft empleará uno tremendamente similar al de su antecesora para esta Xbox Series X, aunque habrá que ver el aspecto de la retrocompatibilidad, si también se trasmite a los periféricos o sí, por el contrario, habrá que adquirir nuevos para poder jugar en nuestra flamante consola. Aunque no sería de extrañar que mantuviesen el de Xbox One tal cual, debido a la comodidad del mismo y la legión de seguidores con la que cuenta, precisamente por el motivo anterior.

Aspectos técnicos conocidos

De cara a hablar de algo más de los entresijos técnicos de la Xbox Series X, vemos como Microsoft ha decidido apostar por AMD de nuevo para el corazón de la máquina. La APU Jaguar que dió vida a la Xbox One ha debido dejar buen recuerdo en las oficinas de la compañía y, viendo los últimos resultados de los AMD Ryzen, han decidido que uno de ellos sea el responsable de la «potencia bruta» de la consola. Concretamente, equipará un Ryzen Zen 2, es decir, encuadrado en lo que en escritorio se corresponde con la tercera generación de estos procesadores. Acompañándolo, se encuentra una GPU con arquitectura Navi de AMD que, en datos brutos, se sopesa que alcanzará los 12 TFLOPs y una resolución de hasta 8K (probablemente, en reproducción de vídeo, no en juego), lo que nos indica que la Xbox Series X no será precisamente una consola con hardware obsoleto (en lo que a arquitectura de GPU y CPU se refiere), tal como ocurrió con PS4 y Xbox One en su momento.

Resultado de imagen de zen 2 xbox"

Además de esto, parece ser que en esta generación por fin contaremos con un SSD para la consola, de tecnología NVMe, así como hará uso de la GDDR6, aún no muy extendida en el mercado doméstico. Como vemos, estamos ante unas especificaciones más que solventes para aguantar los próximos años, en lo que la optimizacion y el cloud-gaming serán claves. Este incremento de las prestaciones tiene un precio, aunque no pensamos que se encarezca demasiado con respecto al precio de lanzamiento de su predecesora, que rondó los 500€/$, incluyendo Kinect, eso sí. De igual manera, desde Clubtech.es os mantendremos informados de las novedades que surjan al respecto.

Conoce las novedades del mundo de la tecnología, únete a Club Tech en Twitter Facebook Telegram

avatar
  Suscribete a las respuestas  
Notificar...